Rehabilitación y ampliacion del Colegio San José

Rehabilitación y ampliación del colegio San José

Arquitecto: Carlos Jiménez

Año: 2004-2010

Ubicacion: Asunción, Paraguay

El Colegio de San José, de más de 100 años de tradición en el Paraguay, se encuentra asentado en un noble edificio neo-clásico de principios de siglo, de cuyo proyecto original del Rvdo. P. Bacqué, solo fue construido el bloque central.

Con los años, según las necesidades cuantitativas fueron imponiendo su lógica, se han ido agregando alas e interviniendo en el edificio original, sin un patrón arquitectónico definido, y a veces en detrimento de calidades espaciales nobles.

Al cumplir un siglo, a raíz del pedido de nuevas necesidades espaciales, se plantea un proceso de intervenciones programadas que a más de adecuar el edificio los nuevos desafíos, permita recuperar la esencia de sus espacios, y crecer con naturalidad histórica, articulado con sus proporciones originales.

Dicho proceso, iniciado en el año 2004, ha sido implementado hasta el año 2010, abarcando la incorporación del edificio centenario en el patio posterior, la recuperación y reciclaje del acceso lateral y la galería central, la incorporación de un auditorio de 513 butacas en el mayor espacio de planta libre del edificio histórico, la ampliación sobre la piscina, con una estructura suspendida con luces de más de 20 mts., y la re-incorporación del antiguo comedor, quedando pendiente la galería de acceso principal, a continuación del volumen de la piscina.

INTERVENCIONES

1. EDIFICIO CENTENARIO En la esquina Sur-oeste, se implanta el denominado edificio centenario, donde se ubican 12 nuevas aulas, sala de profesores, laboratorio de primaria y una capilla. Con su vocación de completar el claustro posterior, su arquitectura de tres niveles, uno de ellos inferior al patio central, se resuelve con un espacio de triple altura articulador del edificio nuevo con el antiguo, y en cuyas rampas de circulación, los alumnos, con sus recorridos oblicuos, y su espontánea celebración de las galerías, completan la composición, revitalizando al antiguo colegio, que recicla en la nueva fluidez espacial su antigua vocación. La naturaleza leve y delicada de la intervención evita el encierro claustral, y permite filtrar la luz por igual a todos los niveles. Su diseño refleja la convicción de que la arquitectura en el Paraguay debe ser de sombra más que de forma.

2. El antiguo edificio histórico es liberado de incorporaciones constructivas posteriores, para recuperar su galería central, su simetría original, y sus proporciones nobles.

3. AUDITORIO EN ANTIGUO SALÓN DE INTERNOS

En el último nivel del edificio original, un formidable salón de planta libre, cubierto con una estructura de cabriadas metálicas remachadas, diseñado originalmente para salón de internos, y que llegara a ser hospital de sangre durante la guerra del chaco, en 1933, había sido subdividido después para cubrir urgencias funcionales renunciando a su naturaleza de planta libre.

Para recuperar el gran espacio en su naturaleza de planta libre, se encuentra su vocación definitiva: Un auditorio para 513 butacas, resuelto en una platea en pendiente catenaria, de hormigón armado. Esta platea se separa de los muros originales para elevarse contenida en el espacio sin tocar la antigua envolvente. Su plano inclinado remata en la cabina técnica, cuyo fondo de vidrio arenado actúa de lámpara del vestíbulo central. Este lobby, simétrico a la torre símbolo del edificio y de la institución, remate de la avenida de palmeras de acceso, adquiere con el nuevo uso, un carácter participativo e incluyente, lejos del secretismo claustral de los primeros años, cuando solo era accesible para los sacerdotes de la comunidad.

En el interior, se mantiene y jerarquiza la estructura de hierro forjado que sostenía los paneles de cartón que actuaban como cielo raso, dejándose toda la herrería de fábrica a la vista, y suspendiéndose de la misma, solo leves paneles acústicos que flotan en el espacio.

5. En la esquina nor-este, volúmenes suspendidos permiten reubicar laboratorios, aulas y administración, y conforman un espacio dinámico de diferentes alturas que baña de luz la piscina, y regulan la temperatura del espacio, tanto en verano como en invierno, según la apertura de sus paneles traslucidos practicables.

6. En sub-suelo, el antiguo comedor que fuera subdividido para otros usos, es recuperado en sus proporciones originales, redescubriendo su ocultada estructura, y restableciendo inclusive su función original.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s