Sobre la BIAU XI | Entrevista a Ana Román

0C696553-C5A2-4481-BC62-FD68A083598DEntrevista a Ana Román

Por Melina Pekholtz 

Ana Román (Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomada en Comunicación por el Institute of Higher EuropeanEducation de La Haya. Máster en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Periodismo de Calidad Diario ABC y DEA cum laude en Sociología de la Comunicación, durante los últimos 20 años ha desarrollado su carrera profesional dentro del ámbito editorial y de la comunicación.) y Arturo Franco (Arquitecto, crítico y editor. Como crítico y editor su trabajo se ha centrado en la exploración de la realidad contemporánea así como en la intervención en el patrimonio.) Fundadores de redfundamentos y creadores de la revista ritason los curadores seleccionados para organizar los eventos, conferencias, seminarios, actividades y muestras que tendrán lugar en el marco de la XI BIAU, en esta ocasión, con sede en Asunción.

Nos acercamos a su estudio en Madrid para conocer más acerca de los preparativos y expectativas para la bienal, así como sus objetivos e ideas sobre el panorama regional y local.

MP: ¿Qué significa haber seleccionado Asunción, Paraguay, como sede de la XI BIAU?

AR: Paraguay en concreto es un país que, tanto a Arturo como a mí, nos ha atraído especialmente desde hace mucho tiempo. Yo, de momento, no lo he visitado todavía, pero él lo ha visitado en varias ocasiones. La primera vez fue precisamente para la revista que editamos los dos, la revista rita_. El primer número fue sobre Paraguay.

La arquitectura latinoamericana en general, y la paraguaya en particular, nos interesa mucho por su potencia, su materialidad.

Ese hacerlo todo con lo que tienes a mano. Ese trabajar mano a mano con quien habitará el proyecto, esa visión de la arquitectura que se integra en el paisaje. Por supuesto, vuestra naturaleza espectacular, el río Paraguay; todo ello nos atrae, y creo que es una de las raíces de esta Bienal, en la que nuestro lema, si hay alguno, sería el habitar y el habitante.

Esa manera de ver el habitar en Paraguay, y cómo se involucra el habitante en mucho de lo que se hace, es lo que me parece más importante.

MP: ¿Es la puesta en valor de los discursos del sur una prioridad en la agenda de la arquitectura actual, o cómo lo ven?

AR: No sé si de la agenda de la arquitectura en general, pero sí que es importante para nosotros personalmente.

No somos de seguir modas pasajeras. Sí nos sentimos identificados, sin embargo, con esa arquitectura que podría considerarse entre comillas del sur, precisamente por lo que la caracteriza: la materialidad, el uso de lo que se tiene a mano, el vínculo con laarquitectura vernácula, el mirar atrás y aprovechar todo lo que se ha testado durante generaciones.

MP: ¿Podrías decir entonces que existe una voluntad de hacer visible lo invisible, de ciertas cosas que ya estaban latentes? ¿Cómo coopera en esa construcción una sociedad que lidia con situaciones de emergencia constante?

AR: Esas emergencias constantes por ser reales, clarísimas y, por desgracia, frecuentes en muchos países, han encontrado de hecho en el propio panorama de obras de la Bienal un espacio. Hubo varias propuestas de proyectos para situaciones de emergencia. Lógicamente,son proyectos muy sencillos, muy básicos, pero que permiten resolver el problema y darle un techo a la gente cuando se ha quedado sin casa.

MP: En ese contexto; ¿cómo ven las prácticas que si bien operan con lo que tenemos a mano pero que a su vez muchas veces está enfocada en el objeto de arquitectura como de alguna manera, muchas veces fetichista?

AR: La arquitectura como objeto se da en todo el mundo, pero es menos habitual en unos sitios que en otros.

En Paraguay, personalmente, no conozco ningún proyecto cuyo fin último sea convertirse en un objeto que llame la atención y que se convierta en un hito en la ciudad de referencia visual externa. Seguro que los hay, pero no los conozco y tampoco son ejemplos del tipo de arquitectura que me interesa. Sí conozco muchos proyectos que están desarrollados pensando en todo momento en su uso y en las personas que los van a habitar.

MP: En el discurso de esta arquitectura que hace con poco su obra; ¿qué es lo más resaltante que perciben en ello?

AR: Quizás el futuro vaya por ahí, sobre todo ahora que en Europa se habla tanto de la sostenibilidad, y que la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (2010/31/EC) exige que en 2020 los edificios reduzcan drásticamente su consumo energético convirtiéndose en nZEB, por sus siglas en inglés, o edificios de consumo casinulo.

Durante mucho tiempo, esto se nos ha olvidado.  Los edificios se llenaban de aires acondicionados, se construía olvidando todas esas medidas pasivas que no solo en Paraguay sino en toda Latinoamérica y en la misma España se han usado de manera natural durante cientos de años, y que ayudaban a ahorrar cantidades ingentes de energía. Cosas tan sencillas como orientar correctamente el edificio, generar ventilaciones cruzadas, incorporar muros de unos grosores determinados que hicieran que se mantuvieran unas temperaturas también determinadas y agradables en el interior. Todo esto se dejó muy de lado durante una época.

Por suerte se está recuperando. La necesidad de cumplir con una directiva que reduce drásticamente la posibilidad de consumir energía está haciendo que se vuelva a mirar atrás. Por supuesto, hay lugares en los que inteligentemente nunca se han dejado de lado estos conocimientos.

MP: Esta situación de que el pasado sea el futuro en cierta manera…

AR: Siempre hay que aprender del pasado para, por supuesto, dar pasos hacia delante. Hay que mirar hacia atrás para poder coger ese impulso que nos permitaavanzar. Lo malo, dejémoslo atrás pero lo bueno, ¿por qué no vamos a repetirlo?

MP: Esta BIAU, que es muy importante para Paraguay, ya que no tenemos una cultura de seminarios, exposiciones, tan vasta como pueda ser la de otros lugares, puede servir de impulso, pero más allá de lo que se venga después, ¿cuál sería el mayor aporte como legado que nos dejaría esta Bienal?

AR: La BIAU siempre ha tenido una fecha de caducidadSe desarrolla en un determinado lugaren este caso en Asunción, durante un tiempo muy acotado en el que tienen lugar una serie de actividades, exposiciones, conferencias; luego se realizan unas itinerancias de la exposición principal que traslada a otros lugares la representación del espíritu de la Bienal a través de la selección de obras premiadas, y termina.

En esta ocasión, hemos cambiado las reglas del juego. Durante la semana del 6 al 11 de octubre Asunción será un hervidero de actividades donde se combinarán exposiciones, conferencias, un ciclo de cine, conciertos, un proyecto acústico, (por cierto, la convocatoria Habitando Iberoamérica, en la que todos los participantes envían imágenes sobre cómo se habita Iberoamérica está siendo un éxito absoluto, ya contamos con más de 800 imágenes que se proyectarán durante la Bienal) pero la bienal no acaba aquí, además, se están desarrollando en el barrio de la Chacarita, 13 proyectos que quedarán como legado en la ciudad durante todo el tiempo que se mantengan, que esperemos que sean décadas.

MP: ¿Cómo fue la implicación de Uds. para llegar a la curaduría de la Bienal?

AR: El Ministerio de Fomento español, quien creó la BIAU hace cerca de 20 años, selecciona periódicamente a un coordinador de todas las bienales dependientes del gobierno (la Bienal Española -BEAU-, el pabellón de España en la Bienal de Venecia y la Bienal Iberoamericana). Fue el coordinador que nos brindó la oportunidad de comisariar la XI BIAU.

MP: ¿Cuáles son las expectativas particularmente de Uds. con respecto a la Bienal?

AR: Que sea inolvidable. Será la semana grande, por llamarla de alguna manera, una semana llena de actividades constantes de todo tipo, atractivísimas todas ellas, que esperemos que aporte muchísimo a todos los que pasen por allí. Y, por supuesto, estamos muy ilusionados con esos 13 proyectos que dejaremos en el barrio de la Chacarita.

MP: Creo que contribuirá aún más a la visibilización de la arquitectura regional, que si bien está en un momento ya de por sí importante; también será el puntapié inicial para desarrollar todo esto que veníamos diciendouna escena a la que se pueda traer y convocar a más voces.

AR: ¡Claro! Al final es un punto de reunión, de conversación, y de intercambio de opiniones entre gente repartida en una superficie de más de 20 millones dekm2.

MP: ¡Ya comenzó la cuenta regresiva!

Entrevista a Ecosistema Urbano

53615C10-CE15-4F7B-A664-73EC88B7BAD9Entrevista a Ecosistema Urbano

Por Melina Pekholtz 

“La ciudad tiene más que ver con dialogar, con participar, con conciliar opiniones y aproximaciones diferentes para poder transformar los lugares.” 

José Luis Vallejo 

Visitamos el estudio de Ecosistema Urbano para entrevistar a José Luis Vallejo y Jorge Toledo acerca de los proyectos realizados en Paraguay; el Plan CHA, Encarnación Más, el estudio sobre el Mercado 1 y su impacto tanto en las ciudades, en el país, así como también en sus propias prácticas.

José Luis vive y trabaja actualmente entre España y EEUU, tanto en el estudio y también como profesor asociado en Columbia|GSAPP y Harvard|GSD

Jorge reside y trabaja en el estudio de Madrid, cambiando de locación según la necesidad de desarrollo de los distintos proyectos.

MP: ¿Cómo ven actualmente al Plan CHA, luego de 4 años? 

JLV: Es un proyecto que se ha difundido mucho y hay mucha gente que nos ha manifestado que le ha servido de inspiración. Para nosotros también ha sido importante como referencia para proyectos que hemos hecho en otros lugares. 

Los planes, tanto en Asunción como en Encarnación, han contribuido a que se comprenda que la ciudad tiene más que ver con dialogar, con participar, con conciliar opiniones y aproximaciones diferentes para poder transformar los lugares. 

MP: Quizás sea pesimista en decir que el Plan CHA no se ha implementado totalmente por una condición socio-política actual que no coopera con los objetivos con los que se había iniciado el proyecto.

JT: Digamos que la transferencia política del Plan CHA a nivel simbólico o de liderazgo es complicada, porque arrancó desde un ministerio y ahora es la municipalidad quién está teniendo más iniciativa en su implementación.

JLV: La resiliencia de estos planes se da porque incorporamos en el proceso a más gente, no éramos solamente nosotros ni la gente que nos encargaba el proyecto, y eso permite también una flexibilidad que contribuye a que siga latente el plan. 

MP: -¿Hasta qué punto, entonces, puede seguir implementándose de manera física sin voluntad política? Si sigue esta inercia… 

JLV: Esta resiliencia del plan también pudo haber servido para cambiar la forma de ver las cosas. Ese cambio va notándose cuando hay oportunidades y esa sensibilidad se manifiesta. Por momentos estos procesos son frustrantes porque dependen de realidades políticas, de cambios de agendas, pero la resiliencia de los cambios está en la gente que formó parte del proceso: si lo consideran positivo, deberán reivindicar su implementación.

21626B5C-0C6C-403C-8B55-638397628AC6

JT: El reto es que se mantenga dentro de la agenda política, que no se quede sólo en el activismo. El plan de Encarnación, por ejemplo, llegó al debate público, hasta el nivel que todos los políticos tenían que posicionarse y tomar medidas como respuesta a la demanda social. Es interesante que en Asunción, ante cualquier iniciativa por dinamizar el centro, por ejemplo, vuelva a salir el Plan CHA, y así se conecte a otros agentes con esto para que siga funcionando.

MP: ¿Hay necesidad de actualizar el plan, o se puede dejar a la libre apropiación, al crecimiento y a la evolución casi orgánica? 

JT: Yo creo que realmente es muy flexible. La clave está en mantener los principios estructurantes, la visión de ciudad y de proceso abierto.

JLV: Lo que nos podemos llevar son esos principios con los que trabajar. En ese sentido, el plan se va actualizando por sí mismo desde el momento en que se empieza a poner algo en marcha. El plan habla de poner en marcha una entidad de diálogo, el AsuLAB,  para comenzar las transformaciones.

MP: Quizás el mayor impacto del Plan CHA fue Encarnación más, ¿podríamos decir eso? ¿Cómo sienten el impacto que tuvieron no sólo en las ciudades, sino a nivel país? 

JLV: Encarnación Más nos permitió seguir trabajando en el mismo contexto que ya habíamos comenzado a conocer con el proyecto anterior, pero es un proyecto más largo y más ambicioso en la participación. Tenía tiempos más largos que el Plan CHA, que ya partía de tiempos predefinidos por el propio concurso.

JT: Sí, se nota que hubo un efecto comunicativo, casi inspirador, que sí que despierta un poco la forma de hacer las cosas. Lo que no sé es si a raíz de esos dos planes ha habido algún otro municipio que haya elaborado un plan de desarrollo sustentable de forma participativa.

MP: Creo que no de esa forma participativa porque incluso los políticos, quienes son los que deberían impulsar con una fuerza institucional, en algunos casos se ven “atentados” ante la participación de ciudadanos. 

JLV: Sí, de hecho ese fue el miedo que hubo al principio con Encarnación Más cuando planteamos hacerlo público al día siguiente de entregarlo. Se pensaba que podía haber una hecatombe porque la gente tuviese más información, y en realidad se dieron cuenta de que no, que todo era mucho más positivo porque había más transparencia.

JT: En Encarnación fue condición indispensable que fuera participativo. La gente estaba dispuesta a formar un Consejo de Desarrollo Urbano para la creación del plan solamente si estaban todos en esa mesa y se abría el proceso. Las primeras reuniones que tuvimos fueron con los políticos de todos los partidos y, antes de empezar el trabajo, ya había una mesa multisectorial y con distintas instituciones. Un efecto de esto fue que, cuando cambió el gobierno municipal, el siguiente Intendente lo que hizo fue darle más énfasis todavía al plan, porque ya lo conocía y había participado anteriormente.

MP:¿Cuáles fueron las barreras de idiosincrasia que hayan sido obstáculos? 

JLV: La principal dificultad era el descreimiento. La gente se involucraba mucho, pero llegaba un momento en que se paraban a pensar en si aquello realmente iba a conseguir finalmente implementarse y cambiar algo las cosas. Nos decían con insistencia que teníamos que lograr que se hiciera, conseguir que no se cajoneara. Esto de la participación es algo que en realidad no hay tantas ciudades en el mundo que lo estén experimentando; hay mucha gente hablando sobre ello, pero hay muy pocas ciudades que estén haciendo realmente cosas. 

MP: Los paraguayos decimos que Paraguay es el cementerio de todas las teorías y quizás este podía ser el caso contrario, del cual podamos extraer algunas prácticas que luego se puedan replicar, ejemplarizar. ¿Hay algo que resaltar en ese sentido en el proceso? 

JT: Una clave es implicar a más agentes en los procesos, para que estén apoyados en más visiones e intereses y tengan esa resiliencia que comentábamos. Sin olvidar a colectivos habitualmente dejados de lado, como por ejemplo los jóvenes, los estudiantes, que tienen una gran capacidad de acción y transformación. La otra es que ese escepticismo inicial requiere que se vaya construyendo confianza durante el proceso.

JLV: El hecho de que tratásemos de trabajar profesionalmente con jóvenes estudiantes e involucrarlos en procesos que supuestamente eran para élites profesionales, no se entendía en un principio, y después se comprendió que era la siguiente generación de profesionales que tenían que ser parte de esas transformaciones que iban a ocurrir. 

MP: ¿Cuál les parece el mayor desafío de Asunción como ciudad en este momento? 

JLV: Para mí es el tema de cajonear cosas, que se dejen de archivar planes y se lleven cosas a la práctica. 

JT: Y el tema del modelo de desarrollo inmobiliario, pero es un reto enorme, pensar un modelo de ciudad. El hecho que esté totalmente congelado el centro a nivel económico, de propiedad y casi de actividad, y que la ciudad siga “huyendo” hacia afuera, era un reto clave que ya abordaba el Plan CHA, y lo sigue siendo. 

MP: Pero no hay comunicación suficiente…

JT: La oportunidad es que están muy cerca las personas y las instituciones, y una persona puede cambiar muchas cosas en Paraguay, porque tiene mucha más representatividad que en un país más grande.

MP: Esa capacidad de incidir, que se da de manera fuerte, quizás sea una consecuencia de la escala. En Asunción eso crea otra inercia.

JT: Al final es como en todos los sitios, son las personas las que mueven las cosas. En Paraguay me parece más posible mover instituciones a través de impulsos personales. 

JLV: Si fuese en San Pablo, algo como el Plan CHA se hubiese quedado a nivel técnico. En cambio, en Asunción, nosotros estuvimos reunidos con la Ministra de cultura y con otros Ministros, con el Intendente, estuvimos presentando el Plan en el Parlamento a los Diputados Nacionales,… es decir, fue mucho más permeable a gente que podía tomar decisiones directamente. 

MP: Una de las cosas más importantes que nos dejaron fue la documentación; era casi inexistente y ahora a través de la recolección de datos, de los documentos producidos, convocaron a un lugar de reflexión. ¿Fue la falta de datos un obstáculo para el planteo de los proyectos? 

JLV: Eso fue otro de los ingredientes que descubrimos que podía funcionar: crear nosotros los datos que nos faltasen, trabajando con la gente, crear equipos y generar nuestros propios datos y eso se conecta con el mundo apasionante de la ciencia ciudadana, con crear conocimiento colectivamente.

JT: Esa es una cosa bastante específica de Paraguay. En España no hubiera sido tan fácil generar un mapeo, con esa agilidad de establecer conexiones entre la universidad y la municipalidad y luego con la gente. 

JLV: La participación no son sólo hacer talleres y recoger propuestas. También es formar a equipos que releven datos de encuestas sobre, por ejemplo, movilidad. Sin entrar en procesos profesionales de mapeo que podrían ser costosísimos, trabajando con un equipo amateur y con ayuda de la tecnología, podemos obtener una cantidad estupenda de datos que, para extraer conclusiones generales que nos ayuden a identificar líneas de acción, quizás nos valgan igual de bien que haber trabajado con costosas empresas especializadas.

MP: Quizás esa es una clave en Paraguay, ya que no tenemos dispositivos tecnológicos que midan ciertos parámetros, pero el factor humano de la participación quizás haya sido de un impulso mayor, ¿Es realmente la tecnología y todas estas bases de datos, en el caso de Paraguay, realmente importante? 

JT: Se pueden generar datos “a lo smart cities” sin crear conocimiento. Si tú puedes poner sensores, esos datos van a un departamento y mueren. O, si haces algo con ellos, puede que no se sepa y siga siendo una caja negra. En cambio hacer esto es lo contrario; aunque tengamos un poco menos de fiabilidad, generamos datos que nos van a servir para trabajar, y a la vez estamos consiguiendo un montón de efectos paralelos: conectando agentes, aprovechando la ocasión para aprender sobre la ciudad, para introducir conceptos nuevos… es una búsqueda colectiva muy transformadora.

MP: Bueno, vine con una nube negra y me voy a ver la luz.

Centro de Convenciones de la CONMEBOL/Hugo Aranda

Centro de Convenciones Conmebol

Perspectiva Híbrida

Autor: Luis Alberto Elgue

Técnica: Híbrida

Año: 2003

Información 

La Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) con el acrónimo de CONMEBOL es una sede de la organización deportiva asociada a la FIFA, fundada el 9 de julio de 1916 por Héctor Rivadavia Gómez. Se encuentra ubicado en la ciudad de Luque. Forman parte de la insfraestructura de la CSF el Centro de Convenciones de la CONMEBOL y Museo del Fútbol Sudamericano tiene alcance nacional por su envergadura y tecnología; es el establecimiento con mayor capacidad y equipamiento del país para eventos.

Info del autor

El proyectista quien encabezó el equipo de trabajo para llevar a cabo el diseño del complejo fue el arq. Hugo Aranda. El perspectivista encargado para realizar las imágenes fue L.A. Elgue, quien realizó dos vistas del centro de convenciones. Una vista aérea, donde se aprecia el complejo y su entorno; y la otra vista peatonal, donde se ve aprecia desde el acceso al complejo.

Técnica

La técnica utilizada es híbrida, combinando la herramienta manual con digital. Primeramente, se realizó la imagen a mano, dibujado sobre papel, trazado a tinta y coloreado con tinta aguada. Al haber terminado la imagen, se procede a digitalizarla para luego editar con Photoshop, utilizando las diferentes herramientas del software. A través de dicha herramienta, se agregan elementos como las texturas de materiales, banderas de varios países, figuras humanas, vehículos en distintas situaciones, como también el avión sobrevolando el terreno de la CSF. Cabe mencionar que estas perspectivas son las primeras utilizando la técnica híbrida, experimentando un nuevo concepto y estilo a ser realizado más adelante completamente en digital.

Percepción

Al ser una técnica híbrida, utilizó las herramientas digitales para agregar ciertos elementos, pero no en su totalidad, por lo que aún predomina el gesto de la mano. De ésta manera logra resaltar la calidad de los trazos manuales, así como también los colores de la tinta aguada, con las sombras y contrastes generados. Los elementos agregados favorecen la idea del alcance internacional, alegando el recibimiento de personas de diferentes nacionalidades.

Además, la concurrencia de personas debido a la inserción de figuras humanas y vehículos, y del avión con su sombra correspondiente, potenciando la idea de la ubicación cercana con el aeropuerto.

Tesis de Rosa Solalinde

Escenografía Fantasma de la Ópera/Christian Ceuppens

Escenografia del musical basada en la novela de Gastón Leroux

Autor: Christian Ceuppens

Colaboradores: Eduardo Recalde, Nathaly Rodas, Romina Romero y Angel Vera.

Ubicacion: Teatro Municipal, Asuncion

Fotografías: Leonardo Méndez

Estructura móvil de metal con candelas de acrílico e iluminación LED programada

Está concebido como un candelabro monumental inscripto en la sucesión de Fibonacci

Anteproyecto Basílica de Caacupe/Miguel Ángel Alfaro

Anteproyecto Basílica de Caacupe

Autor: Miguel Angel Alfaro

Técnica: Grafito

Año: 1947

Breve info

En 1939, se encomendó la elaboración del proyecto de la Basílica de la Virgen de Caacupé, inspirado en las monumentales basílicas del renacimiento europeo.

La obra comenzó en 1945, pero cuando ya estaba en plena marcha, se decidió introducir muchos cambios, y se había paralizado por completo. Hasta que en 1975 la obra continuó, ya con grandes modificaciones y con un carácter más sencillo y funcional, por los arqs. Feliciángeli, Morales y Castillo.

Info del autor

Miguel Angel Alfaro culminó sus estudios de Ingenieria Civil y Arquitectura en Italia. Fue intendente de Asunción desde 1924 a 1927. En 1946 conjunto a otros colegas, creó el gremio de la Asociación Paraguaya de Arquitectos (APAR). El 26 de abril de 1957 se fundó la Facultad de Arquitectura, junto a otros arquitectos: Francisco Canese, Natalio Bareiro, José L. Escobar y Mohamed Yampey (egresados en Montevideo); Luis Pozzo, (egresados en el Brasil) y Roger Ayala (egresado en EEUU).

Técnica

Proveniente de las universidades europeas, trajo consigo el estilo academicista, tanto en la enseñanza y en las representaciones arquitectónicas, que se enseñaba en los inicios de la Facultad de Arquitectura.Se destaca el grafito como material predominante en el dibujo arquitectónico, para realizar los planos de anteproyecto de la Basílica. Además, era muy utilizado la carbonilla para realizar bocetos rápidos y sueltos y las acuarelas, material utilizado para complementar aquellos dibujos, aunque no fueron aplicados en este caso.

Percepción

Utiliza el grafito con sus diferentes grosores de minas para enfatizar con la jerarquía de trazos, los elementos más próximos a la vista del observador, como es la escalinata curva para el acceso a la Basílica. Utiliza grosores medios para la fachada de la nave central y sus torres laterales, enfatizando con sombreado las aberturas. Se aplica menos presión en el trazo en la construcción posterior, quedando en tercer plano.

Cabe resaltar el entorno poco construido en aquella época, por lo cual se grafica como espacios naturales característicos del sitio de implantación, las serranías de Caacupe.

Fuente: Tesis de grado, arquitectua Rosa Solalinde

Análisis de la representación gráfica arquitectónica/Rosa Solalinde

Análisis de la representación gráfica arquitectónica.

Trabajo final de grado de Rosa Solalinde

El trabajo de investigación “Análisis de la Representación Arquitectónica” plantea el análisis de los avances en las representaciones gráficas de arquitectura, a través de un compendio de trabajos de distintos años. 

La importancia del trabajo es la generación de una base de datos referente a la evolución del dibujo arquitectónico en el Paraguay. Los avances tecnológicos y las herramientas digitales poseen importancia por las innovaciones en las últimas décadas. Además, se consideran las tendencias actuales y se realiza un análisis de trabajos seleccionados, complementando con una compilación gráfica en los anexos, los cuales incluyen bocetos, planos de anteproyecto, perspectivas, croquis de viajes. 

Debido al constante avance tecnológico en la sociedad contemporánea, la cual también se aplica a las representaciones gráficas, es necesario acompañar el proceso de enseñanza-aprendizaje del Dibujo Arquitectónico.

La educación es un proceso de aprendizaje continuo, por lo cual no se puede negar el uso de nuevas herramientas, considerando que en las representaciones se hace uso racional de las habilidades y conocimientos teórico-prácticos para poder trasmitirlas al papel y transportarlas al ordenador.

Para la optimización de dicho proceso implica encontrar el equilibrio entre los métodos análogicos y digitales, sin dejar de lado que “dibujar se aprende dibujando”.

Se puede considerar como una evolución en las representaciones arquitectónicas, pero sólo las herramientas cambian; ya que la conexión entre pensamiento, ojo, mano y mouse son lo que actualmente presentan las ilimitadas posibilidades de los nuevos diseñadores.

Las herramientas digitales seguirán en constante innovación, pero nunca sustituirá al dibujo a lápiz ni a la génesis proyectual, mediante el gesto de la mano en conjunto con la creatividad del arquitecto.