Casa Naciente/Fernando de Alba

Casa Naciente

Autor de obra: Fernando de Alba

Año: 2017-2018

Ubicacion: Altos, Paraguay

Fotografías: Leonardo Méndez

Vivienda unifamiliar aislada situada en el departamento de cordillera en la localidad de Altos, Paraguay.

El terreno de 709 m2 se encuentra ubicado en un condominio privado, encontrándose en un lugar privilegiado pudiéndose visualizar en su totalidad un lago artificial. Debido a su situación en la parte alta del cerro, nos encontramos con un terreno de unas características hidrográficas especiales, ya que se sitúa en el curso natural del cauce de un arroyo. Este caudal continuo fue solucionado mediante una serie de drenajes y bombeos.

La vivienda va destinada a una pareja donde vivirán permanentemente. El programa de la vivienda se puede resumir en cinco premisas de sus habitantes: vivir en planta baja aprovechando al máximo los m2 construibles, contacto visual y físico con el verde relacionando exterior e interior, sala de música, bodega y cubiertas de tejas.

El condominio aplica una normativa de retiros linderos, frontales y traseros con el fin de que las viviendas tengan espacios libres a su alrededor. Teniendo en cuenta los retiros nos queda una superficie construible de 303 m2 en planta baja, donde se desarrolla la mayor parte del programa de la vivienda.

El terreno presenta un desnivel de 2.25 m. desde la cota de vereda hasta la cota trasera del lindero. Este desnivel queda reflejado en el proyecto trabajando desde la sección y planteando la división de espacios por cotas.

La organización de espacios en planta baja quedan definidos en planta, creando un patio interior de 5 x 4 m. que sirve como elemento regulador de los ambientes, ayudando así a plantear las circulaciones interiores, ventilaciones cruzadas, luz natural y introducir el verde dentro de la vivienda. (1)

A la vivienda accedemos desde su lateral. Creando este recorrido nos permite posteriormente situar los ambientes sociales hacia la parte trasera y el ambiente privado hacia el frontal, con vistas al lago y sin interrupción del acceso.

El eje de circulación principal, donde se sitúa la escalera de acceso al sótano (bodega) y planta alta (sala de música), tiene una orientación noroeste – sureste favoreciendo las ventilaciones cruzadas. (2)

Estructuralmente se plantea la vivienda como un juego de losas de hormigón armado inclinadas donde se construirá las cubiertas mediante el sistema onduline; solución ligera mediante placas asfálticas onduladas favoreciendo la ventilación, impermeabilización, aislamiento térmico y acústico. Debido a la humedad del terreno decidimos construir la planta baja mediante el sistema de losa sanitaria; losa de viguetas prefabricadas de hormigón y ladrillos cerámicos

creando una cámara de aire ventilada de 35 cm. de esta manera la vivienda queda aislada de la humedad del terreno. La losa de planta alta es construida con el sistema U-boot Beton; losa de 20 cm. de espesor de casetones perdidos, favoreciendo el poder trabajar más cómodamente los cerramientos y la acústica de la vivienda, en especial de la sala de música.

Todos los cerramientos de la vivienda son de albañilería vista de doble hoja situando cámaras de aire y aislación térmica y acústica en los ambientes donde requería por su funcionalidad.

El cerramiento de la sala de música es construido con albañilería vista de doble hoja exterior e interior con cámara de aire de 3 cm. y planchas de corcho de 4 cm. El cielorraso lo forman planchas de durlock exsound con lana de vidrio para mejor absorción acústica.

La importancia de la relación del interior – exterior es tratada y estudiada también con la materialidad de los cerramientos.

(1) Los espacios donde se desarrolla la vida social en la vivienda paraguaya, están relacionados directamente con el exterior mediante espacios intermedios, abiertos y ventilados.

(2) Los vientos predominantes en Paraguay tienen orientación noroeste – sureste.

Fuelle Roga/OMCM Arquitectos

Fuelle Roga

Arquitectos: María Paz Chamorro y Matías Ortiz (OMCM Arquitectos)

Colaboradores: Sol Cáceres, Marcelo Ramírez, Paloma Rodriguez y Sofía Rojas.

Ubicacion: Asunción, Paraguay

Año: 2018

Fotografías: Leonardo Méndez

Esta pequeña reforma se encuentra en un barrio residencial asunceno de baja densidad y relativa tranquilidad, donde el propietario nos encarga una vieja casa de características casi vernaculares y en condiciones bastante deterioradas, para su rehabilitación con fines rentables.

En ese sentido, nuestros esfuerzos se orientaron en desarrollar un proyecto discreto que encontrara la manera de reciclar la vivienda, permitiéndole cierta flexibilidad en los espacios y enmarcarse dentro de un presupuesto algo ajustado.

La situación inicial nos presentaba una tipología de fragmentación a-funcional de espacios obstruidos y anexos, falta de ventilación e iluminación natural, muros sin cimientos y con bastante humedad, fisuras estructurales considerables y otras sorpresas anecdóticas como la presencia de un pozo ciego dentro de una de las habitaciones. Todos estos factores nos exigieron replantear gran parte del proyecto inicial durante el proceso mismo de construcción, como suele ser costumbre…

Planeábamos inicialmente reducir al mínimo las demoliciones como para adecuar la existencia al nuevo proyecto, que incorporaba un estar – comedor amplio, un dormitorio más y un área de servicio mejor definida. Pero en tanto se ejecutaban los trabajos, las patologías y vicios ocultos de esta precaria vivienda se hacían cada vez más presentes, hasta un punto en que nos vimos forzados a demoler más del 70% de lo construido, reutilizando en algunos casos solo los cimientos.

Todo esto, nos dio como resultado una gran pila de escombros de materiales diversos que muy por el contrario de ser considerados basura, se convirtieron en los protagonistas del cambio.

Reducir, reutilizar, reciclar (hasta incluso algunas R´s más que vienen incorporándose al repertorio contemporáneo mundial) reza el lema que nos llevó a emplear las técnicas que ya nuestros maestros las vienen utilizando en paradigmáticas obras de nuestra notoria arquitectura paraguaya.

Re-construir a partir de escombros, se ha convertido en la alternativa que nos permite explorar, mediante una economía circular de compensaciones (gastar más en mano de obra pero evitar comprar materia prima), nuevas e interesantes formas de generar espacios confortables, atractivos e igualmente funcionales, con nuevas texturas y configuraciones que vienen dadas por la condición misma del material.

Fuelle Roga, alude formalmente al artefacto acordeónico que sirve para oxigenar y avivar el fuego hogareño. Un fuego traducido en espacios nuevos a partir de un pliegue de cascotes cerámicos de diferentes composiciones, en partes continuo y en partes interrumpido, para generar las interacciones entre la vivienda y su patio a lo largo de toda su fachada, permitiendo a la vez un interesante juego de luces y sombras, así como la ventilación natural deseada.

Esta experiencia sencilla pero compleja a la vez, reafirma el compromiso responsable que debemos tener como agentes de cambio en nuestra actual sociedad de consumo, optimizando los recursos de manera creativa y evitando desgastes energéticos y sobrecostos innecesarios para el contexto de nuestro actuar.