Fuelle Roga/OMCM Arquitectos

Fuelle Roga

Arquitectos: María Paz Chamorro y Matías Ortiz (OMCM Arquitectos)

Colaboradores: Sol Cáceres, Marcelo Ramírez, Paloma Rodriguez y Sofía Rojas.

Ubicacion: Asunción, Paraguay

Año: 2018

Fotografías: Leonardo Méndez

Esta pequeña reforma se encuentra en un barrio residencial asunceno de baja densidad y relativa tranquilidad, donde el propietario nos encarga una vieja casa de características casi vernaculares y en condiciones bastante deterioradas, para su rehabilitación con fines rentables.

En ese sentido, nuestros esfuerzos se orientaron en desarrollar un proyecto discreto que encontrara la manera de reciclar la vivienda, permitiéndole cierta flexibilidad en los espacios y enmarcarse dentro de un presupuesto algo ajustado.

La situación inicial nos presentaba una tipología de fragmentación a-funcional de espacios obstruidos y anexos, falta de ventilación e iluminación natural, muros sin cimientos y con bastante humedad, fisuras estructurales considerables y otras sorpresas anecdóticas como la presencia de un pozo ciego dentro de una de las habitaciones. Todos estos factores nos exigieron replantear gran parte del proyecto inicial durante el proceso mismo de construcción, como suele ser costumbre…

Planeábamos inicialmente reducir al mínimo las demoliciones como para adecuar la existencia al nuevo proyecto, que incorporaba un estar – comedor amplio, un dormitorio más y un área de servicio mejor definida. Pero en tanto se ejecutaban los trabajos, las patologías y vicios ocultos de esta precaria vivienda se hacían cada vez más presentes, hasta un punto en que nos vimos forzados a demoler más del 70% de lo construido, reutilizando en algunos casos solo los cimientos.

Todo esto, nos dio como resultado una gran pila de escombros de materiales diversos que muy por el contrario de ser considerados basura, se convirtieron en los protagonistas del cambio.

Reducir, reutilizar, reciclar (hasta incluso algunas R´s más que vienen incorporándose al repertorio contemporáneo mundial) reza el lema que nos llevó a emplear las técnicas que ya nuestros maestros las vienen utilizando en paradigmáticas obras de nuestra notoria arquitectura paraguaya.

Re-construir a partir de escombros, se ha convertido en la alternativa que nos permite explorar, mediante una economía circular de compensaciones (gastar más en mano de obra pero evitar comprar materia prima), nuevas e interesantes formas de generar espacios confortables, atractivos e igualmente funcionales, con nuevas texturas y configuraciones que vienen dadas por la condición misma del material.

Fuelle Roga, alude formalmente al artefacto acordeónico que sirve para oxigenar y avivar el fuego hogareño. Un fuego traducido en espacios nuevos a partir de un pliegue de cascotes cerámicos de diferentes composiciones, en partes continuo y en partes interrumpido, para generar las interacciones entre la vivienda y su patio a lo largo de toda su fachada, permitiendo a la vez un interesante juego de luces y sombras, así como la ventilación natural deseada.

Esta experiencia sencilla pero compleja a la vez, reafirma el compromiso responsable que debemos tener como agentes de cambio en nuestra actual sociedad de consumo, optimizando los recursos de manera creativa y evitando desgastes energéticos y sobrecostos innecesarios para el contexto de nuestro actuar.

Vivienda Ore rú/2v1a

Vivienda Ore rú

Arquitectos: Lucia Negrete y Sebastian Gaona (Estudio 2v1a)

Ubicación: San Bernardino, Paraguay

Año: 2018

El proyecto está ubicado en un de lote de 15×31 en la ciudad de San Bernardino, debía albergar las funciones propias de una vivienda de fin de semana, y al mismo tiempo suplir las necesidades de cuatro familias congeniando sus aspectos privados y sociales. La convivencia de los mismos debía estar muy conectada con el entorno de mucha vegetación. Su implantación en el terreno fue configurada por tres arboles de “tataré” , la vista al lago y la posibilidad de etapabilidad en su construcción. El espacio social de la vivienda es el límite con el exterior y lo filtra de manera física mediante sus aberturas, manteniendo esa conexión que a su vez se expande también hacia la galería y se hace uno solo gracias aberturas plegables, logrando continuidad espacial. Un patio lateral, con sus dos árboles, le dan respiro y sombra al área social y lo separa de las áreas privadas. Los espacios intermedios de el quincho y la galería, espacios re unitivos atan a las unidades privadas que a su vez se brindan hacia el espacio central del patio. Dejamos el espacio para la circulación vertical para una ultima expansión en planta alta , donde estarán los demás dormitorios , siempre en el ala de los privados, y una terraza de expansión abajo de unos de los arboles.

Edificio Karajá/Bauen

Edificio Karajá

Arquitectos: Bauen

Equipo; Cin Mongelos, Darío Mereles, Mercedes Juvinel, Joel Soria, Saúl Acosta y Valentina Insaurralde.

Ubicación: Asunción, Paraguay

Fotografías: Leonardo Méndez

El Karajá, un edificio que apunta a brindar soluciones de vivienda a personas que van a tener su primera experiencia independiente, está situado a media cuadra de la Avenida Sacramento, en el barrio residencial Santísima Trinidad, el cual está limitado por Avenidas importantes de la ciudad como Artigas y Primer Presidente, y a la vez es lindante con el Jardín Botánico, siendo así un punto estratégico a nivel macro.

En el diseño predomina la horizontalidad, característica que fue resultado del aprovechamiento del terreno en su mayor potencial. El 100% de los departamentos tienen su expansión hacia los linderos a diferencia del concepto convencional; con eso se logra rentabilizar mucho más el terreno a favor de la economía, sin disminuir el tamaño y la calidad de las unidades.

Casita en San Ber/Tekoha Arquitectos

Casita en San Ber

Proyecto: Tekoha Arquitectos

Colaboradores: Ramiro Meyer, Mónica Castellano, Adriana Moreno, Jessica Goldenberg y Violeta Robles.

Ubicación: San Bernardino, Paraguay

Fotografías: Federico Cairoli

Nos solicitaron en octubre una casa de veraneo para ese verano. La imagen mental del cliente era simple: un conteiner de ladrillos sólido e impenetrable. Una vivienda que la mayor parte del año cuando no esté habitada sea depósito para todos los accesorios del verano nómada.

El presupuesto permitía una vivienda de 80 m2. El programa: dormitorio matrimonial con baño, dos dormitorios de hijos, baño social, cocina, estar-comedor. Se solicitó además una expansión con galería-quincho y piscina.

El terreno de 15*40 se ubica en un denso monte nativo loteado cercano al lago Ypacaraí en San Bernardino. El suelo, más bajo que la calle y que los lotes linderos, tenía taponado su drenaje natural hacia el fondo con un murallón de barrio cerrado, generando humedales en la mitad posterior del lote. La primera respuesta arquetípica: un zócalo donde posar la casa.

No atentar contra el confort térmico del monte era evidente. La segunda estrategia: identificar el claro donde implantar la vivienda. Se proyectó así una barra de 4,5 * 18 m, ubicada perpendicular a la calle, retirada 6 m de ésta y 1 m del lindero izquierdo.

Coherente con la introversión buscada, se ubica el área íntima al frente con pequeñas aberturas. El acceso implica un recorrido sobre el zócalo, paralelo a la barra, hasta descubrir el área social abierta al fondo con una abertura esquinera que permite convertir el estar-comedor-cocina en galería. La barra se expande en su lado corto con una estructura metálica en voladizo cubierta con media sombra para configurar el quincho. Sigue la piscina que aprovecha el desnivel del suelo y se ubica al final del zócalo.

Constructivamente se razona con la urgencia del plazo. Sin un proyecto concluido se define la piedra bruta de base y comienzan los trabajos. Muros portantes para el sector íntimo más un pilar de acero fundido en el área social, dan tiempo al ingeniero para calcular la losa de HoAo con voladizos de 1,5 m a tres lados y vigas invertidas sobre muros y ejes que posibilitan una terraza jardín sobre la vivienda.

Para la fachada al patio se construye un cerramiento de mampostería armada plegada con geometría de paraboloides hiperbólicos, emulando la economía y belleza que encuentra la naturaleza en estas formas de doble curvatura.

Como sistema de tratamiento apropiado para residuos cloacales, se experimenta un tanque de evapotranspiración que nivela el fondo del jardín, el sector más húmedo, lo hace 100% aprovechable y produce bananas.

Se busca un carácter austero, artesanal, de bajo mantenimiento, libre de terminaciones finas, que ponga en valor la esencia de la estructura, los materiales y las capacidades de nuestra mano de obra. Ladrillos y hormigón vistos; pisos de piedra y cemento llaneado; encofrado de tablas rústicas que luego se reciclan para puertas, repisas y vallado; aberturas metálicas con vidrios crudos, capaces de funcionar como rejas y diseñadas con ritmos modulares para romper la sensación de jaula y conectar con el entorno.

La obra se inauguró en febrero, lo logramos por un pelo.

 

 

Casa Yvapovo/Javier Corvalán

 

Casa Yvapovo

Arquitecto: Javier Corvalán

Colaborador: Alessandro Brassale

Ubicación: Luque, Paraguay

Año: 2016

Fotografías: Julieta Ardiles

Sería muy básico aclarar que el nombre del proyecto tiene su origen en la existencia de un árbol con este nombre. Su monumental escala desproporciona siempre un proyecto arquitectónico a sus pies para convertirse paradójicamente en el espacio cubierto o en sombra mas importante de todo proyecto. Toda casa con un yvapovo supone mas vida entorno a el que en la casa misma.

La casa existente, ubicada en el área céntrica de la ciudad de Luque es un testimonio de tipología y técnica constructiva característica del área rural del Paraguay.

Con un contexto transformado el proyecto consiste en incluir un pabellón para usos múltiples con materiales de demolición (ladrillos y madera). La cubierta es una estructura recíproca de madera que funciona como pérgola para plantas como sobre techo y por debajo incluye un techo con lona corrediza.

Un muro con función de reja cierra perimetralmente el predio con ladrillos trabados de canto buscando privacidad, un filtro visual al barrio y sobre todo conservar la atmósfera y la sombra del Yvapovo

Vivienda Vouga-Dumot

Vivienda Vouga-Dumot

Arquitectos: Sergio Ruggeri y Desiree Dumot

Ubicacion: Asuncion, Paraguay

Año: 2015

Fotografías: Leonardo Mendez

En un terreno de medidas estándar el desafío era lograr espacios amplios, fluidos, luminosos y en interrelación con el exterior. Un volumen en voladizo suspendido sobre una losa del ancho total del terreno, genera todos los espacios de la casa. Estructuralmente el volumen con los voladizos de hormigón pos tensado con solo 4 puntos de apoyo, libera el interior de pilares eliminando así obstáculos visuales e integrando el interior con el exterior. Las grandes vidrieras abren la casa hacia el exterior, pero al mismo tiempo son protegidas resguardando la intimidad y el confort por medio de parasoles corredizos de madera que completan la fachada y confieren calidez a la arquitectura. Una síntesis formal en la arquitectura ligada a una economía estructural (lo mínimo esencial)  y nuestros materiales tradicionales, lograron un resultado estéticamente fuerte, simple y contundente, además de un espacio interior que se apropia del exterior.