Sushi Club/Cesar Aquino y Andres Careaga (Casa Cor 2017)

 

Sushi Club

Arquitectos: Cesar Aquino y Andrés Careaga

Ingeniero: Pedro Cataldo

Paisajimo: Laura Oviedo y Up Green

Año: 2017

Fotografias: Mauricio Paiva

Al referirnos a la obra del Sushi Club se nos viene a la mente, la siguiente frase de Tadao Ando, en el cual se sintetiza gran parte de esta reflexión.

Pienso que la arquitectura se torna interesante cuando se muestra este doble carácter; la máxima simplicidad posible y, a la vez, toda la complejidad de que pueda dotársela. -Tadao Ando.

La arquitectura desde periodos anteriores, lucho por encontrar el equilibrio entre estas dos posibilidades de materia;

La materia el cual es dotada desde su propia existencia como a-temporal o su capacidad de trascender en el tiempo.
Y aquella materia que nos remonta un lugar, y nos da pautas de nuestra propia existencia o localidad, y que se vuelve materialidad cuando entendemos su origen y sus limites o capacidad.

Estamos hablando propiamente de la luz, que se convierte en el marcapaso del tiempo y sus observaciones, y también de aquellos elementos materiales provenientes o relativos a la naturaleza, respectivamente.

‘Lo mas importante como arquitectos, es transmitir conceptos’’

Nos decía Cesar Aquino autor de la obra, en conjunto con Andres Careaga y Pedro Cataldo.

El proyecto transmite de una manera sutil, la fuerza de estos elementos, elementos que son autores de su propia obra. La luz, sentida a partir del habitar del cajón de cristal donde se desarrolla el restaurant interior, y una galería perimetral, en cual conforma el borde o espacio exterior del restaurant y se delinean con un limite cuyas propiedades son intermedias, al ser capaz de anular el paso físico pero no el paso visual. Este limite se conforman con viguetas prefabricadas de hormigón en sentido horizontal, trabadas y separadas con tacos de madera que en conjunto crean un entramado de proporción apaisada que acompaña a la panorámica de la visión del espectador.

Se evidencia el espacio como protagonista, un espacio híbrido con limites particulares donde no existe un recorrido impuesto, ni siquiera una tensión al sentido, sino fluidez y versatilidad en el movimiento.

Los dinteles de IPN en su forma pura, colocados estructuralmente en vertical y horizontal forman las guías y son puesta a tierra de todo el sistema tectónico del local.

Vidrios reciclados de obras en demolición hacen de cobertura del espacio central del local, su transparencia y la permeabilidad visual de lo superior; el movimiento de las nubes y los antiguos arboles del lugar hacen de cielo raso para aquellos que se asoman a probar el popular plato de comida japonesa, en el sushi club.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s