Casa Abu & Font/Gabinete de Arquitectura

Casa Abu & Font

Arquitectos: Solano Benítez, Gloria Cabral y Alberto Marinoni.

Colaboradores: Berenice Gómez, Carlos Agüero, Clara Bazet, Cristina Cabrera, Diego Cazal, Gerardo Esteche, Guillermina Iglesia, Javier Pineda, Jazmin Torrents, José Castelleti, Juan Pablo Carrón, Laura Alviso, Lisandro Villavuena, Lorena Silvero, Luis Ayala, Mara Corvalán, Natalia Ferreira, Nicolás Aransivia, Olivia Villalba, Olivia Zorraquín, Pilar Burró y Silvio Vázquez.

Año: 2006

Ubicación: Asunción, Paraguay

Fotografías: Enrico Cano

Los números cuentan que en la América Sur, una familia, es victimizada por violencia e inseguridad a cada segundo. Si pesáramos esta secuencia de dolor, al medir en cercanía, la cantidad de veces que el tiempo en vidas interrumpe su transcurso, obtendríamos los totales que se demandan en su protección.?Construir para proteger, una casa contra todas las intemperies, las del sol y las lluvias y las que arrecian indiferencia, miedo y soledades, una casa como herramienta de resistencia, donde de nuevo anide la vida.

Una Madre y de sus muchos hijos, y su vida en prolongación, otras 7 familias y veintitantos nietos, reunidos en un todos los sábados cualquiera, se presenta como primer programa, y tras el éxodo la nueva espera. La vida se añora persistente, la que se adapta y se transforma es la arquitectura.?Una planta baja libre que sólo guarda fragmentos del servicio, y que sus puertas abren el espacio, hasta que la casa y su inmueble sean uno. En rigor este espacio interior y su exterior coinciden al hacer que las aberturas cumplan con el mandato de su nombre.

Dos vigas Vierendheel de 14 metros sostienen la casa que descarga su peso en cuatro pilares que descansan en los linderos, la separación entre una y otra es de 11 metros y viguetas longitudinales las ponen en contacto y las traspasan en voladizos para equilibrar sus tensiones internas. Todo el conjunto se cierra adicionando una losa cerámica armada, que suplementa tensión en la parte inferior del conjunto.

Los otros dos pisos son el orden de la privacidad–dormitorios y estares íntimos– se preparan contra los calores paraguayos, un subsuelo nos acerca a la temperatura deseable de bajo tierra, sus grados de mas y de menos en invierno y verano respectivamente, son un buen deseo y una gratificación de alivio, en un sitio donde las temperaturas oscilan entre los 47 y –2 grados centígrados. La planta superior al contrario busca en el aumento de la cantidad de volumen de aire, una contención a tanta inclemencia, su corte de 5 m de alto nos refiere a una espacialidad que no coincide con la común del espacio contemporáneo, pero de conseguir y mantener este aire preservado, trata toda la energía puesta en lo habitable.

Donde no hay mucho, la austeridad es más que necesaria, y la estrategia para conseguirla, es operar sólo desde lo imprescindible, el ladrillo cerámico es el material de construcción de más bajo precio en nuestro país, y es utilizado en el extremo de sus capacidades, como suelo, paredes y cielo, alisadas de cemento dan recubrimiento a todo lo que se pretende en contacto con el agua, los vidrios y metales en conjunto suman estructuras para sostener puertas de gran porte, y los cerramientos de madera contra-chapada, hermetizan o expanden las funciones y sus espacios. Cada tema es abordado desde la misma óptica, solicitándole al material que los define, que haga al tiempo de estructura fundamental para resolverlos sin rellenos, lo demás no debe estar porque no hay dinero que lo pueda comprar, para todo lo demás está…….. ¿Photoshop?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s