6×8/Solano Benítez y Gloria Cabral

6×8

Arquitectos: Solano Benítez y Gloria Cabral

Ubicacion: Paris, Francia

6 x 8 Esta basado precisamente en la fabricación de un elemento que se va repitiendo y que al hacerlo con pequeñas variaciones va adquiriendo una dimensión y ésa es la que ocupa la sala principal de la Fundación Cartier sobre el bulevar Raspail en París. 

Esta surge de todas estas conversaciones que íbamos completando entre reuniones y encuentros, dados a veces en Paris y otras en el Paraguay, con matemáticos, físicos, artistas. Todas estas ideas rondaban en las conversaciones en torno a esta exposición y a qué es lo que se podría llegar a mostrar con respecto a la importancia que tiene en la cultura Sur todas estas aproximaciones. Nosotros decidimos hacer que esta obra en particular pueda, dentro de las limitaciones que tiene, construirse en zona sísmica, dentro de un edificio persistente que tiene una determinada condición de carga; intentamos construir la volumetría más importante que se pueda reduciendo a una condición casi mínima la estructura y la materia a ser expuesta, por razones evidentes de peso, estabilidad, etc. También giraba en torno al entendimiento que el edificio donde se albergarían todas las obras es considerado uno de los edificios patrimoniales contemporáneos de la arquitectura francesa, hecho por Jean Nouvel quien, en este edificio en particular utilizó la máxima tecnología del acero y del cristal y disponer estos materiales para estructurar un tema central que es la configuración del jardín y permitir que éste ingrese dentro de las salas y que las salas se perciban como una continuidad entre el interior y el exterior. 

El desafío estaba dicho y hecho. Podríamos nosotros con la elección de materiales opuestos a los que usó Jean Nouvel, es decir ladrillo, concreto etc. poder hacer, en tiempos donde los muros sirven para dividir y separar, una construcción que permita seguir afirmando la importancia de la vegetación y el jardín como un elemento de valor ambiental para toda la ciudad, y entendemos que eso es lo que hemos logrado construir.

La obra es la expresión de una serie de inquietudes que hemos venido sosteniendo desde hace muchos años con respecto a las capacidades de los seres humanos, a la materia en relación a la protección de la vida, de las personas, etc. De lo que en general se trata es de poder utilizar la materia que normalmente se consigue a través de desecho en las ciudades que en sus procesos de crecimiento habitualmente pasan de la tierra o madera a ser cerámica; de ser de concreto a tener estructuras de hierro y cerramientos de vidrio y a utilizar finalmente fibras de carbono, etc. Y lo interesante de este proceso es que la ciudad siempre se va construyendo sobre su propia condición estructural, es decir, que la arquitectura que fue dando respuesta a través de los años con los materiales que fui nombrando, en realidad va cambiando y va haciendo que la materia que le precedía simplemente pase a formar parte de material de desuso, el destino final de la mayoría de los cascotes quebrados, de los restos de concreto, etc. es solo producir algún tipo de relleno en alguna parte. Al mismo tiempo, la construcción contemporánea es una construcción donde se pondera la especialización como el máximo atributo; hay que especializarse en la colocación de tal calidad o cantidad de vidrio o de metal dispuestos en una obra, en su fabricación, en sus procesos cada vez más exclusivos y excluyentes con respecto a la mano de obra y cada vez más cercanos a la producción robotizada. Y así como la materia queda en desuso, también la condición del trabajo humano parece no importarle a nuestras sociedades en este momento. Sin embargo, la máquina más perfecta para poder construir sigue siendo aquella que permita, a través de la supinación, pronación, traslación y rotación, la mano del hombre, poder edificar monumentos, materia elevada, y esta materia elevada para proteger a las personas desconoce las habilidades porque también los proyectos se diseñan solamente para ser construidos por esos especialistas; sin embargo, en las ciudades se acumulan grandes cantidades de personas que hoy no tienen manera de incorporarse a las sociedades por el simple hecho de que no poseen esos especialismos y por lo tanto comienzan un penoso proceso de desentendimiento de sus capacidades para que algunos traten de adquirir lo que la condición disciplinar muestra que es interesante. Pero esto no es solo en los procesos donde las ciudades cambian por motivo de crecimiento. Imagínense lo que ocurre cuando sucede un terremoto como en el centro de Italia, la enorme cantidad de material liberado y la gente en la desesperanza absoluta imaginando que van a necesitar recomponer toda la industria para ser capaces, ahí recién, de amparar la vida de las personas; o imagínense donde la destrucción a manos de los propios seres humanos llega a través de la guerra y esa gente no tiene otro recurso ni otra materia que la que está en las mismas ciudades y que en una cultura hegemónica contemporánea se considera de desecho. Por tanto, para nosotros era sumamente importante utilizarlo de la manera más creativa posible y en un lugar emblemático de la cultura contemporánea y poder combinar estos dos atributos. Que la obra se haga con una simplicidad extraordinaria y que utilice la materia considerada absolutamente de desecho como punto de partida inicial para poder construir. De hecho, los ladrillos de demolición que se usaron en la obra son los que las empresas constructoras pagaron porque se retire de los sitios donde se estaba produciendo la renovación urbana de París. ¿La llamaron de alguna manera? – En realidad, en esa larga conversación que hemos sostenido nos parecía interesante poder recurrir a una frase muy reiterada: si las paredes hablasen… si lo hicieran qué podrían decirnos. En estos tiempos nos dirían que un buen muro es el que usa Trump para separar y rechazar la migración del sur para el norte y es un signo fuerte de ejercicio de la violencia y el poder. Ecos de esto lo plantean comúnmente nuestros vecinos y hermanos del este, los brasileños, en su intención también de aislarnos y de separar nuestra economía de ilícitos del proceso de saneamiento de su producción industrial, etc. Para nosotros, si las paredes hablasen, sin lugar a dudas tendrían que poder ejercer un discurso político dado en un tono que llame a la reflexión y a maravillar a las personas, y que sea de alguna manera muy elocuente a partir de mostrar las increíbles capacidades que eran capaces de poder conversar. Finalmente, se llamó 6 x 8 por una cuestión de la repetición de las cantidades, de la altura, de las dimensiones del espacio, del número de torres que integraban la composición, etc. Pero no solamente refiere a este relacionamiento numérico sino que también era una manera muy clara de contarles a las personas que Pitágoras, gran geómetra de la cultura occidental, no solamente se había preocupado en descubrir las relaciones entre un triángulo y otras maravillas sino que también en sus experimentos con cordeles produjo la base para lo que hoy entendemos que es la música, las notas, la armonía, etc. Comprendiendo la importancia de la música y de la geometría y del vínculo entre ellas, lo que más quisimos es, no solamente contar que la música en el sur es absolutamente desde este ritmo, el 6 x 8 -que pone en plan de semejanza el samba, la zamba, la milonga, el tango, la polka, la guarania, etc.- sino que además sea capaz de bailar en el aire, usar toda esa maravilla de discurso aritmético-geométrico-musical para ocupar el aire de la manera más elocuente y desde ese lugar de posición extraordinaria poder contar que seguimos siendo responsables los unos de los otros, que debemos ser responsables de la materia, que el planeta ha pagado en costo de energía para producir en la utilización de la protección de la vida de las personas y sobre todo tenemos que ser capaces de diseñar obras que en su magnificencia puedan incorporar la oportunidad de que cualquiera, sin ningún rango de especialización, pueda construir esa maravilla, pueda aproximarse al espacio, al equilibrio, al movimiento, al tiempo, a las distancias y a la música; de esa manera, 6×8 es una conversación y es un discurso político que se lanza como un mensaje desde una botella. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s