Entrevista a Goma Oficina

Por Martín Álvarez

5ECFD2DB-6D5F-4F61-9D2D-4DB843CA816B

La noche del segundo día de la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU), nos sentamos con integrantes de Goma Oficina (Lauro Rocha, Pedro Beresin, Eduardo Verri y Vitor Pena; llegados desde Brasil) bajo un árbol en el patio del ‘Agujero de Vysoka’, la reformada casa de Rubén Vysokolan en la Chacarita. El árbol nos regaló flores que caían sobre nosotros mientras los entrevistados hablaban de sus impresiones de Paraguay, adquiridas a lo largo de una profunda investigación. El fruto de ese trabajo es el libro Arquitecturas Contemporáneas en Paraguay, a publicarse próximamente. Es una mirada de los autores, desde su cosmovisión, a la arquitectura de los últimos años en Paraguay. Con él pretenden divulgar el quehacer experimental de este período en nuestro medio a su país, al resto de América Latina y el mundo.
MARTÍN ÁLVAREZ (MA): Podemos empezar con una breve presentación de cada uno y cuéntennos cómo se unieron al proceso del libro.
LAURO ROCHA (LR): Soy Lauro, arquitecto; me gradué en la Escola da Cidade, en São Paulo, y empecé a fotografiar arquitectura al comienzo de la universidad para pagar la mensualidad. Después de graduado empecé a fotografiar profesionalmente, ya como arquitecto. Desde el 2013 formo parte de Goma Oficina y desde el 2014 hice un par de viajes a Paraguay por interés propio. Luego este interés llegó al grupo y surgió la idea de compilar, de hacer un libro, una muestra.

PEDRO BERESIN (PB): Soy Pedro Beresin, graduado en la Escola da Cidade. Hice una maestría en la FAU USP en Historia de la Arquitectura, ahora estoy haciendo un doctorado en la misma carrera y soy profesor de Historia de la Arquitectura en la Escola da Cidade. Hace dos años que Lauro y Vitor me invitaron a empezar esta investigación acerca de Paraguay y este grupo de arquitectura contemporánea y creo que fue un proceso muy bueno, largo, intenso y estamos muy contentos.
EDUARDO VERRI (EV): Yo soy Eduardo, de Maringá, donde hice mi grado, y empecé una maestría en 2014, al mismo tiempo que Lauro vino [a Paraguay], lo conocí a Lauro por medio de los paraguayos, que me decían siempre ¡Ah! El otro brasileño que viene, tienes que conocerlo. Al final, Brasil no es tan grande, ¿no? Terminé la maestría en 2016 y hablé un poco sobre los profesores del taller E, y empecé a intentar comprender cómo funciona el grupo que tiene muchas generaciones, muchos arquitectos, y entré a trabajar en el libro ya este año, más o menos en abril.
VITOR PENA (VP): Mi nombre es Vitor, soy arquitecto también, estudié con Lauro y Pedro en la Escola, e hice una maestría en el Instituto de Pesquisas Tecnológicas de Sao Paulo. Nuestra preocupación con el libro no era solamente tener los proyectos, nos interesaba saber más sobre el territorio ya que sabíamos que podíamos hablar de cosas en común con Brasil, y con América Latina en general.
LR: El grupo que hizo el libro es más grande. Lena que es historiadora; María Cau, Christian, Ana David y André Stefanini trabajaron en el diseño gráfico; Fernando Banzi es otro fotógrafo que trabajó en la selección de las fotos. Y Guilherme Tanaka ayudó a hacer todo el rediseño de los proyectos para el libro.
EV: Además, Javier Rodríguez [Alcalá] escribió un texto.
MA: ¿Cómo fue que se enfocaron en Paraguay? ¿Cuál fue el primer puntapié que les hizo mirar a nuestro país?
EV: Yo crecí en Foz [de Iguaçu], y la imagen que tenemos de Paraguay desde Brasil es siempre de Ciudad del Este. Luego fui a Maringá a estudiar, y más adelante hice una pasantía en Alemania. Allá mi jefe siempre hablaba de que estaba en la frontera con Francia y se sentía más francés que alemán. Yo quería estudiar algo en la maestría y esto me hizo pensar que un problema que tenemos en Brasil es que no miramos alrededor. En 2013 fueron Sergio Fanego y Miguel Duarte a Maringá a hacer un workshop con estudiantes y enseñaron sus obras, pero enseñaron también las de Javier Corvalán, Solano [Benítez] y las de otros. Entonces para mí nació esa curiosidad y la intención de mirar al lado e intentar hacer que estos nombres se hicieran un poco más conocidos en Brasil. Y en el proceso de mi maestría que fue del 2014 al 2016 creo que ya hubo una gran diferencia con las bienales en Venecia, con las fotos de Lauro, con otras publicaciones y creo que hoy, por lo menos en São Paulo con ese contacto con la Escola ya se conoce mucho más. Pero todavía en el resto de Brasil se desconoce.
LR: Mi aproximación empezó con una charla de Solano en FAU USP, que para mí fue algo muy fuerte, creo que fue más o menos en 2010. Y pensé tengo que visitar Paraguay para conocer las obras. Y fue un tiempo en que yo necesitaba una cámara nueva y bueno, pensé, me voy a Ciudad [del Este] para comprar una cámara y sigo. Y me quedé como un mes viendo obras. Llegué a Asunción solo y fue fuerte, me impresionó mucho cómo la ciudad es una ciudad latinoamericana con toda la complejidad y con la belleza que tienen nuestras ciudades. Y luego de hacer un gran recorrido por las obras pensé tengo que volver ahora para tomar fotos. Pasé meses en São Paulo buscando revistas, publicaciones que podrían tener interés en tomar fotos y realizar viajes acá. Y ahí empezó la cosa, volví para tomar fotos de obras para la revista aU, y por eso empezaron otros viajes y empezó el contacto. Por mi contacto la Escola vino a Paraguay, y así comenzó mi aproximación.
PV: Mi pasión es distinta; yo conocía las obras de los arquitectos de acá que estaban en las fotos de Lauro y en las revistas. Y cuando me dijeron queremos hacer una investigación, queremos estudiar a esta arquitectura, no la conocía muy bien, pero tenía mucho interés en comprenderla. Especialmente porque no soy arquitecto de oficio pero soy profesor, estoy formando a los arquitectos. Desde hace cuatro años que estoy con mis alumnos, hablo con ellos, enseño Historia de la Arquitectura. Todo está muy conectado con la disciplina arquitectónica para nosotros; la arquitectura es una herramienta para transformar la sociedad. La situación está muy difícil para los que se están formando ahora, tienen ganas de hacer algo, de organizar los espacios, pero no tienen ayuda del Estado, los que tradicionalmente estaban contratando a los arquitectos ya no lo hacen. Es un nuevo momento.
EV: En Brasil el Estado siempre fue muy fuerte; entonces todas las grandes obras siempre tuvieron ayuda del gobierno. Y creo que ahora Paraguay nos da una lección de cómo intentar por otros caminos que no son los oficiales a los que nosotros estamos acostumbrados.
PB: Exactamente; nosotros estamos empezando a no tener más este contexto de producción de arquitectura y organización de la profesión. Y mientras tanto nuestros vecinos están trabajando en un contexto semejante y en estos últimos años están haciendo cosas excepcionales. Vitor y yo hemos venido en coche desde Ciudad del Este. Y decíamos mira esto, es como muchas partes de Brasil, como muchas partes de Chile, como muchas partes de Argentina, ¿no? Mirando la construcción, la ordenación del paisaje rural, la interpenetración entre el mundo rural y urbano. Seguro no somos exactamente iguales, pero estamos más próximos de lo que pensamos. Esto digo pues Entonces es una apertura,
somos nosotros los que estamos descubriendo esto con el libro.
VP: El interés está sobre todo en la experimentación práctica, en el contexto de la construcción. Nosotros tenemos una tradición que tiende mucho más al dibujo y al arquitecto proyectista en su oficina, que visita algunas veces a la obra, pero no se involucra con el proceso, y ahí no descubre ciertas posibilidades. Y de la jerarquía de la profesión, que de alguna manera vimos que acá existe una ruptura que tiene relación con discursos ya existentes en América Latina, incluso de mediados del siglo, pero que ahora también siguen teniendo sentido. Es una cosa medio atemporal que está pasando ahora en Paraguay y que dialoga con experiencias en Brasil de los años 60, una línea ideológica que hubo, alineada a la de otros pensadores y al trabajo de arquitectos como Dieste, y que sigue siendo un ejemplo para América Latina.
MA: Cuando ustedes hablan de aprender de lo que se está haciendo en arquitectura acá, pienso en cómo en el pasado nuestro gobierno intentó aprender de ese modernismo especialmente a São Paulo y Rio de Janeiro. Y estamos en un momento en que estas mismas en Brasil miramos mucho adentro, miramos referencias ya no son suficientes para crear, ante el nuevo contexto brasileño que se trajo al Paraguay. Ahora puede darse ese proceso inverso del que ustedes hablan.
EV: Nosotros no estudiamos tanto las relaciones entre Brasil y América latina. Siempre es Brasil y Estados Unidos, Brasil y Europa. Y la cuestión de los intentos de Brasil de hacer el Colegio Experimental, de tener una nueva imagen en Paraguay, fue una cosa un poco pesada porque tenemos esta imagen de Paraguay, de un lugar donde se hacen compras, donde no hay nada, y hay mucha gente que no reconoce la culpa de Brasil en la formación de esa imagen debido a la guerra. El libro es un intento de transmitir estas buenas impresiones que tuvimos. Más que hacer un análisis, más que agotar el tema, es decir para nosotros acá hay algo que tienen que mirar, hay algo que todos tienen que analizar porque nuestra visión está un poco viciada por São Paulo, por una escuela, es siempre un poco imperativa.
PB: Si leen el ensayo Investigaciones Polifónicas que escribimos para el libro, está esto que Eduardo ha dicho. Nuestro intento es distinto a lo que pasó con el gobierno de Vargas, de Kubitschek, que hicieron esta aproximación diplomática y utilizaron la arquitectura como instrumento ideológico de presencia del Estado brasileño, un discurso de la amistad. Lo nuestro es una reaproximación;
En el libro intentamos generar la mayor pluralidad de producción posible. Esto es distinto a los intentos de la arquitectura moderna brasileña de lograr una homogeneidad, aunque en realidad no fue homogénea. Ellos solo seleccionaron obras dentro de una línea muy clara y dijeron esta es nuestra escuela. La escuela carioca, la escuela paulista, la escuela moderna. Aquí [en Paraguay] no vemos esto, no hay una escuela, no hay una catedral. Hay un espíritu, una fuerza, una perspectiva.
EV: Cuando se mira desde afuera creo que la primera impresión es el ladrillo. Pero cuando se mira un poco más de cerca se ve que quizás el material es el mismo, pero la manera de utilizarlo, la experimentación, la investigación, es muy distinta. Y lo que unifica es la cuestión de la investigación. Es el método de estar en la obra, de tomar las decisiones y reverlas en el proceso y tratar el proyecto como un proceso, no como algo que se dibuja en la oficina, en el aire acondicionado y luego ya no se sabe al respecto porque no se está en la obra. Creo que ahora con esta crisis en Brasil hay que reaprender a estar en la obra, a hacer el trabajo como un todo, porque de lo contrario no se tienen garantías ni de la calidad del resultado ni del respeto a las decisiones del arquitecto. La experiencia es fundamental para este tipo de proyecto y en verdad que para cualquier tipo de proyecto, si no quieres hacer más de lo mismo tienes que meterte a aprender y a investigar.
MA: Pude leer algo online sobre el libro, y ver algunas imágenes. El foco siempre es en arquitectura, pero también en algunas imágenes se plasma mucho lo tradicional. Encontré una mirada de ustedes hacia el paisaje o hacia una escena de un mercado, donde siempre hay arquitectura pero también hay una cuestión cultural muy fuerte, ¿Esto fue intencional, o fue algo que solo surgió en el proceso?
VP: Para nosotros no existe arquitectura sin el contexto. El intento de proceso del libro fue el de adentrarnos al territorio paraguayo. Por eso hicimos un viaje en tres grupos y no vinimos en avión a Asunción, no nos interesaba posar en Asunción y visitar las obras. Teníamos que conocer al territorio, con el que compartimos substrato en el subsuelo, el agua del acuífero, no me gustaría llevar este libro a los otros países y decir,
hagan como ellos. Más bien es decir piensen como ellos, investiguen como ellos, tengan la inquietud y las ganas de experimentar una serie de cuestiones históricas de la frontera; y nos faltaba más que ver las obras, ver dónde estaban, el contexto del territorio. Entonces hicimos un workshop con el Colectivo Aqua Alta y estudiantes, donde recorrimos la ciudad escogiendo algunos ejes principales. Tomamos el eje del rio, el eje del ferrocarril y un eje viario, que es Eusebio Ayala y que llega hasta Foz. Son tres capas de desarrollo, y a lo largo de esos ejes había diferentes texturas y una complejidad socio-territorial que nos interesaba conocer; qué tipo de conflictos hay en el territorio y qué tanto responden las obras a ese territorio, porque hay contradicciones, como en todo.
PB: El texto de Javier Rodríguez Alcalá en el libro hace una síntesis de muchas cosas que nosotros no podríamos resumir con tanta propiedad. Primero habla de escalas, desde la macroescala económica-política a la más baja escala de ciudad, de los pequeños dibujos, pequeñas decisiones que se hacen en un lote. Para nosotros estas escalas están interconectadas. Si cambia algo en una obra, seguro no va a cambiar toda la estructura, pero sí cambia un punto de la trama de relaciones. Segundo, Rodríguez Alcalá al pensar Asunción y al pensar la arquitectura piensa en el mundo rural de Paraguay. Piensa la historia de la división territorial, el problema de la tierra, de la producción agrícola y de las familias que se van a la ciudad, y el efecto que la ciudad después tiene sobre el campo; pone al campo junto a lo urbano. En Brasil nosotros casi no miramos [al campo]. En San Pablo vivimos 20 millones de personas, y casi todas las ciudades son muy grandes: una ciudad media tiene 300, 400 mil personas que no cultivan nada. Entonces alguien lo está haciendo y no estamos mirándolos, no estamos pensando cómo son las relaciones de frontera, las relaciones sociales entre ciudad y campo. Y van a decir pero esto no es trabajo para un arquitecto que va a hacer una casita, pero sí es, pues todos estamos envueltos en estas relaciones. La sociedad no es más que muchas relaciones, interconexiones. Y si empezamos a cambiar puntos se puede empezar a cambiar todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s