VU4B/TDA

Autores del proyecto: Miguel Duarte y Larissa Rojas.

Colaboradores: Gustavo Ontaneda, Alberto Martínez, José González, Isidro Báez, Nelson Alzarize, Edgar Cabrera, Derlis Medina, Aldo Gómez.
Superficie construida: 220m2 

Año de diseño: 2019                                    
Año de construcción: 2020

Fotografías: Leonardo Mendez.

Creo que uno no puede conseguir una expresión clara de nuestro tiempo sino es capaz de utilizar una disciplina constructiva clara.

Estoy convencido que la arquitectura no puede ser otra cosa que la expresión de una civilización.

La expresión de la esencia de esa civilización.

Yo suelo comparar la arquitectura con el lenguaje. Para dominar verdaderamente un idioma, uno debe dominar su gramática. Entonces uno podría expresarse con claridad. Uno podría decir cosas muy normales en un idioma, uno puede enunciar cosas muy lógicas y, si uno es un poeta, incluso puede expresar cosas artísticas en un idioma.

Y yo creo que en la arquitectura ocurre exactamente lo mismo.

Extracto del documental MIES. Michael Blackwood. 1986. Colección Arquia/Documental.

Esta reflexión de Mies provoca la búsqueda del fin ultimo de la arquitectura.

En este tiempo contemporáneo cuando saturación y velocidad atenúan la atención, asumimos el rol de la arquitectura no protagonista.

Apelamos al silencio.

Entendemos la claridad constructiva basada en la disciplina.

El camino transitado por nuestro estudio desde su inicio hasta estos días es este.

Aprender, modos y modismos, practicar su uso, entender el momento indicado para utilizar un adjetivo, saber reconocer un verbo, ejercitar la exactitud, mantenerse en pausa… escuchar.

Mas allá de los resultados, fortalecemos la idea del camino como disciplina.

Establecemos una única conversación,

la esperanzadora mejora del habitar humano dentro del planeta, mediante el uso razonable de los recursos y apuntando al constante ejercicio del aprendizaje en conjunto, como socios, en sociedad.

No nos interesa lo particular, si aprehender.

(cuando se estudia se aprende, pero cuando se interactúa con el entorno se aprehende).

De aquello, podemos transformar materia en material, imaginario en concreto y proceder con riguroso análisis a la decisión que comunique con máxima claridad una idea, sea esta una piedra, una palabra o un espacio habitable.

Así, la conversación se intensifica, la relación entre emisor y receptor se refina,

haciéndose cada vez mas certera, mas precisa, mas humana.

Conferimos a la convocación de la materia como disciplina autentica del pensar arquitectónico, le damos rol de palabra, y con ella decimos cosas…

Que amamos la sombra y el paisaje, que repetimos sin cansancio para disfrutar el espacio entre muchos, que utilizamos los conocimientos para vencer la gravedad y los miedos, que reconocemos nuestras limitaciones y por ello pedimos ayuda, que hacemos para proteger y compartir y sobre todo que pensamos en libertad e imaginamos únicos lugares donde mejor habitar.

Como una frase mas dentro de la conversación general, esta pequeña casa es una pausa en el constante ruido de la ciudad, ausente y desapercibida, esta hecha de vacío, jardines, aire, luz y algún que otro ladrillo.

Sigamos hablando, pero aun mejor intentemos escuchar mas y mejor… hasta los silencios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s