Entrevista a Camila Cadogan

5A496C76-8592-4F01-BFE2-B908733A8B70Por Verónica Díaz de Vivar 

¿Podrías hablarnos sobre tu biografía artística?

Mi primer acercamiento al arte fue a través del teatroen el Colegio Japonés Nihon Gakko, empecé cuando tenía 7 y estuve arriba de los escenarios hasta los 13 años, a la par que bailaba todo tipo de géneros desde danzas internacionales, danza paraguaya, danza japonesa, incluso música urbana que estaba muy en tendencia en los 90´s sobretodo provenientes del Brasil, mis profesores veían que me desenvolvía muy bien en eso de la interpretación y de la expresión corporal porque era algo que me encantaba y potenciaban eso, entonces con el elenco de teatro, de danza o coro representábamos a nuestro colegio y participábamos en todo tipo de actividades culturales ya sea dentro o fuera de la institución y en todos los teatros de Asunción e incluso como intercambio cultural especialmente con japoneses, a pesar de que era muy tímida no tenía ese inconveniente al momento de interpretar a un personaje que el director me pedía frente a un público de 700 a 1200 personas, que son la capacidad de teatros como el Teatro del Hotel Guaraní y del Banco Central del Paraguay respectivamente, era natural para mí.

Como mi papá nos prohibía ver televisión a mí y a mis hermanas porque según él, en sus palabras textuales “La televisión te come el cerebro”, nos incentivaba mucho la lectura, igual no recuerdo haber leído a los clásicos, sólo lo que estaba disponible en la biblioteca del colegio como cuentos cortos paraguayos o así, porque la mayoría provenían de las donaciones de los propios escritores; o libros que me traía mi papá, me regalaban mis tías o mi abuela en mi cumpleaños, el libro que marcó mi adolescencia fue el diario de Ana Frank, desde ahí tomé por costumbre escribir en un diario todas mis inquietudes,la prohibición de ver televisión fue algo que marcó mi vida y mis relaciones interpersonales, que siento que arrastro hasta el día de hoy porque me cuesta mucho ver una película de Marvel o programas de televisión ya sea de cable o de canal abierto, me aburre mucho, en consecuencia no tengo mucho tema de conversación en cuanto a este tipo de producto determinado, cuando voy al cine me pasa que estoy sentada tres horas frente a la pantalla y es como si fuera que miro una pared, en ocasiones salgo de la sala muy aturdida por todos los efectos especiales, en ese sentido prefiero ver películas de producción independiente y un tiempo estuve muy obsesionada con el cine italiano especialmente el neorrealismo pero en general no me llama mucho la atención ver películas a no ser de que yo sepa que el guiónes muy bueno o incluso la fotografía.

Desde adolescente la tenía clara que el arte lo era todo para mí y mi preocupación desde aquel entonces era cómo me iba a financiar mi vida de artista, decidí que me iba a hacer ingeniera para poder llevar una cierta vida de comodidad y de esa manera solventar mi creación, por eso hice el examen de ingreso al Colegio Técnico Nacional y elegí la carrera de Electrónica Industrial, el resultado fue terrible, caí en una profunda depresión porque todo resultaba ser tan árido y reprobaba todas las materias técnicas, en las materias que guardaban relación con las humanidades me iba muy bien, pero un poco de esa frustración que sentía era porque noté mucho la diferencia entre la educación privada y la pública en nuestro país y era un choque cultural y social muy grande para mí, además de que fue una época en la cual me tocó vivir la separación de mis padres y quedamos un poco sin ese soporte económico y mi mamá fue la que tuvo que llevar adelante nuestra crianza con muy poca ayuda, el soporte emocional en la cual ella decidió refugiarse fue en la fe, y en ocasiones en las que no teníamos qué comer, las donaciones de víveres por parte de hermanos de la iglesia fue fundamental para seguir adelante.

En el periodo en el que estaba en el Colegio Técnico, a los 16 años, me inicié en el mundo de la música y elegí el violín, asistía a clases del proyecto Sonidos de la Tierra,en mi ciudad natal que es Villa Elisa, gracias a eso viajé por muchas ciudades del interior y llegué a ir a un Congreso Juvenil de Orquestas a Buenos Aires, cuando me gradué descarté definitivamente mi incursión en la ingeniería, en parte hastiada del machismo imperante en trabajos relacionados a esa profesión porque históricamente en el Paraguay es una carrera de rápida salida laboral para hombres, y por la necesidad de que elarte esté presente en mi vida puesto a que para mí, es una necesidad básica de expresión fundamental para el ser humano, rápidamente tenía que elegir qué carrera estudiar en la universidad y tenía apoyo moral de mis padres de elegir la carrera que yo quisiera pero no tanto apoyo económico más allá de un poco de dinero para el transporte público.

En el 2010 me decidí por Diseño Gráfico en el Instituto Superior de Bellas Artes, en aquel momento sabía de la existencia de la carrera de Artes Visuales en la Universidad Nacional de Asunción pero era un poco difícil para mi mamá pensar en la posibilidad que vaya sola a estudiar de noche hasta el centro de la capital por motivos de seguridad, y en parte también porque no me quise arriesgar en algo que no tuviese una salida profesional asegurada, para mi fortuna pude trabajar en el call center del Instituto de Previsión Social y de esa manera me podía financiar mis clases de violín en la Escuela Musical Miranda e ir al Bellas Artes. Pero al año y medio de ingresar al ISBA hubieron problemas políticos y presupuestarios con algunos docentes, así que aproveché la situación para dedicarme de lleno al violín y todo fue maravilloso hasta que a causa del estrés, por trabajar y estudiar, terminé muy enferma, eran de 4 a 6 horas en el call center atendiendo llamadas de los asegurados que en su mayoría padecían de enfermedades crónicas o se encontraban casi en su lecho de muerte, para luego ir a estudiar música otras 3 o cuatro horas y sobre eso tenía que practicar mis escalas, mis métodos y repertorio, muchas veces no podía conciliar el sueño y terminé muy enferma, todo resultó en que terminé perdiendo mi trabajo y seguí con la música hasta que un poco presionada por mi familia a obtener un título universitario debía elegir entrela Licenciatura en Música o la de Artes Visuales.

Felizmente mi hermana Fabiola también estaba en edad de estudiar una carrera universitaria y ella quería estudiar Diseño de modas porque mi mamá se dedica al rubro de la confección desde hace 30 años, le comenté que en el Instituto Superior de Arte “Dra. Olga Blinder” en la UNA existía la carrera de Diseño de Indumentaria Escénica y Urbana, y fue el momento perfecto para mí,para de una vez por todas estudiar Artes Visuales, estudiamos para el examen de ingreso juntas y las dos quedamos, así que nos hacíamos compañía e íbamos a la par, mucho de los pasajes nos financiamos vendiendo pastafloras que hacía mi hermana Fernanda, algún que otro trabajo informal de medio tiempo y los materiales con becas del Rectorado.

¿Cómo surgió la inspiración para realizar los cuadros que pintas?

Fue un proceso que se fue dando, como mi transición profesional fue de la Música a las Artes Visuales, empecé a pintar músicos paraguayos en acuarela con los cuales tenía alguna conexión o que veía que sobresalían en la escena. Fue muy duro para mí pasar de los estudios de violín en grupo, ensayos con la orquesta, los conciertos, el glamour de los escenarios, a pasar a pintar sola en mi estudio, y pasar muchas horas encerrada, mi única conexión al exterior muchas veces era el internet, y pintar es muy meditativo y como no tenés alguien con quién contender, la lucha es contigo misma y en ese sentido creo que muchas veces soy muy dura, crítica y exigente con mi propio ser, en la orquesta competís constantemente por escalar niveles, tocar nuevo repertorio, a un nivel cada vez más exigente y de manera natural se genera cierta competencia, en las Artes Visuales es una búsqueda más personal y muchas veces puede no tener un nivel técnico muy alto a nivel figurativo o cosas similares pero es importante que se destaque del trabajo de otros artistas en algún sentido.

Cuando me casé empecé a pintar flores, un poco porque lo que me encanta en realidad de la pintura es la posibilidad de mezclar colores, pienso que los colores tienen vida propia y transmiten energía y mucho de mi alimento energético proviene del color, el significado de las flores para mí, en mi época de recién casada era de felicidad porque en mi casamiento habían muchas flores y era un poco de eso lo que me motivó a hacer esa serie.

De todas maneras en la universidad te incentivan mucho a la experimentación, así que experimenté todo tipo de estilos, técnicas, soportes y medios, desde el dibujoabstracto y lo figurativo, escultura a partir de materiales encontrados, instalación, video arte, fotografía e incluso mini-cortos. Pero lo único a lo que le dediqué más horas fue a la pintura porque me fascina pintar.

Cuando fui de intercambio a la Universidad Veracruzana en Xalapa, Veracruz, México; después de tres años de perseguir frenéticamente becas para estudiar en el extranjero, fue donde finalmente decidí hacerme pintora en serio, ya que me gustaba mucho pintar, me rodeé de pintores que estudiaban y vivían cerca de la escuela, muchos que ya habían egresado y se dedicaban de manera profesional a esto, de hecho, ellos me enseñaron a pintar se convirtieron en mis amigos Sergio Montoya, Rubén Samelí Medina, Donaldo Real e Ivan Jiménez Contreras y hasta podría decir que en mis hermanos en algunos tiempos difíciles que nos tocó vivir, me mostraron el mundo de la pintura, me sorprendió mucho el nivel de pintura que hay allá, porque aspiran al mercado internacional, debatían sobre el trabajo de pintores vivos, sobre el arte, la manera de hacer arte, sobre el arte mexicano, conocían a sus artistas, no sólo a Diego Rivera y Frida Kahlo, sino que también a Siqueiros o Saturnino Herrán, todo acerca de sus vidas y hacia dónde debía seguir su rumbo de la identidad de la pintura mexicana, se fijaban en grandes concursos de pintura como el de Artes Figurativas del Museo Europeo de Arte Moderno, en donde el jurado son pintores vivos de fama mundial como lo son Antonio López García, Odd Nerdrum, Gottfried Helnwein, yo antes de viajar a México no conocía este concurso y mucho menos que el ganador de la primera edición fue el pintor paraguayo Enrique Collar, fue una grata sorpresa para mí y algo genial que les pude comentar porque cuando ellos me preguntaban sobre los artistas que hay acá, en realidad muy pocos me venían a la mente.

55955895-090E-47B7-8A35-0CF6CCD31832

Cuando volví a Paraguay sentí la necesidad de rodearme de pintores en ejercicio de la profesión porque me quedé con ese pensamiento de que un pintor se hace con otro pintor y es por eso que me inscribí al curso de pintura conel artista Ricardo Álvarez en el Atelier Álvarez Nuovo un poco por recomendación de mi compañera del ISA y amiga Victoria Bedoya. Ahí empecé a trabajar mucho sobre la importancia de desarrollar una solidez conceptual en mi obra, alcanzar la excelencia, en la honestidad con uno mismo a la hora de trabajar, a hablar sobre temas más universales. Y la primera obra que trabajé en conjunto con Ricardo fue sobre la problemática de la paternidad irresponsable que yo veía mucho en la sociedad paraguaya, y con elementos de la semiótica logramos plasmar esta idea en un cuadro al que titulé “Gloriosa mujer paraguaya” en donde se ve a mi mamá cargando en brazos a mi hermana Fabiola cuando era bebé en la navidad del 94 y mi papá a su lado pero sólo le pinté a la mitad de su cuerpo.

De alguna manera mi psiquis hizo un clic al comprender que podría trabajar la imagen pictórica con ayuda de la semiótica porque antes de esto yo pensaba que sólo se utilizaba esta ciencia en la publicidad, en la instalación, en el cine o similares, de ahí en más seguí componiendo imágenes con este método pero esta vez agudizando mi sentido de la observación y en ese momento yo vivía sola con mi marido en un pequeño departamento en Luque y fue ahí donde empecé a tocar este tema de la intimidad porque era lo que estaba viviendo en aquel momento, en el hogar uno es uno mismo y se despoja de muchas cosas con las cuales uno se viste al salir a enfrentar el espacio público, y muchas veces lo primero que uno se quita es la ropa, empecé a pintar muchos desnudos, autorretratos, mi marido y yo desnudos, estaba obsesionada con él, nuestros cuerpos, y las pantallas que nos rodeaban a diario, de verdad esto lo empecé a pintar en base a un estudio sociológico empírico que llegué a cabo de la vida de mi esposo y la mía, y cuando veía que una imagen se repetía constantemente en nuestro cotidiano, yo lo necesitaba bajar al lienzo, sabía que valía la pena pintarlo, en parte como denuncia social, en parte como desahogo y catarsis.

¿Podrías hablarnos sobre tu reciente Expo en la Feria Oxigeno?

En enero del año pasado mi suegra cayó enferma de cáncer y fueron los días más difíciles que me tocó vivir junto a mi marido por todos los problemas económicos y familiares que se generaron y la mala calidad de la atención hospitalaria pública, en aquel entonces yo trabajaba en la pintura y estudiaba en la universidad, por las madrugadas y los fines de semana le cuidábamos a mi suegra en el hospital porque había que hacer guardia por cualquier cosa que pudiese necesitar, además estaba en puertas mi primera exposición individual en la Galería Fábrica, yo me sentía muy presionada por toda la situación que se estaba dando hasta que de nuevo no pude lidiar con el estrés y volví a enfermarme muy mal, estuve tres día internada y los médicos recomendaron que debía de mudarme a un lugar donde hubiesen más personas en el hogar que pudieran cuidarme, entonces ellos decidieron que viniéramos a vivir con mi marido en la casa en donde vive mi madre con mis hermanas hasta que finalmente en octubre del año pasado mi suegra pasó a mejor vida.

Seguí tocando el tema del encierro, yo quería seguir trabajando mi cuerpo con la de mi marido pero a mi mamá no le gustaba que pintara eso por una cuestión moralista, y de nuevo me encontré con que mi vida se desarrollaba más dentro del hogar que fuera, y el tiempo de ocio se encontraba en las pantallas, le pinté a mi hermana viendo la televisión, a mi mamá hablando por teléfono, a mi marido trabajando con su computadora como de costumbre, a mis mascotas que son parte de nuestra familia, a mí trabajando desde el celular. Por un momento quise tocar la cuestión de la sociedad matriarcal, pero mi mamá se dio cuenta y tampoco le gustó que pintara sobre eso porque se sentía muy ofendida, a mi marido tampoco le gustaba que le pinte por todos los comentarios negativos que recibía hacia su persona, entonces me encontraba en una encrucijada creativa, hasta que de nuevo pude lograr convencerle a mi marido que pose para mí es por eso que pude hacer tres obras acerca de él.

100AA1B3-C6D2-45A0-A789-3B13758EB687

Finalmente concluí que si nuestra vida se desarrollaba más dentro del hogar que fuera es por falta de espacio públicos adecuados para el esparcimiento social, que habíamos desarrollado una especie de agorafobia por una mala planificación urbanística, la inseguridad reinante y cierto temor a apropiarnos de las calles porque la informalidad y la falta de respeto se había apoderado de ella, por recomendación médica debía hacer algún tipo de ejercicio físico para bajar los niveles de estrés, entonces caminaba 30 minutos hasta un paseo que está cerca de mi casa, y por el camino debía soportar al menos 10 bocinas de automovilistas lujurientos, toda clase de opiniones no autorizadas sobre mi cuerpo y toda clase de comentarios obscenos irreproducibles, hasta que tuve que tomar la decisión de pagar un gimnasio, es decir, pasar de un encierro a otro encierro. ¿Cómo puede ocurrir esto, vivir en encierro en plena democracia? A esto terminé denominándole cultura del encierro, es más agradable y menos agresivo para la tranquilidad y la paz quedar a pasar las horas frente a una pantalla que intentar atravesar la ciudad o intentar moverse de un lugar a otro porque cada vez el bullicio es más intenso y cada vez menos somos menos tolerantes y empáticos con el otro.

¿Como ves la escena de las artes visuales en el Paraguay?

​Hay algo que me parece muy importante recalcar, todavía en nuestro país se sigue estigmatizando al artista, en el imaginario colectivo sigue siendo un haragán que no aporta nada a la sociedad, al arte todavía se lo considera como una actividad lúdica con la cual es inconcebible lucrar, hay dos cosas que son fundamentales para poder lograr vivir del arte, inicialmente tratar dellegar a una calidad técnica, estilística, estética, conceptual, étc, al menos tratar de dominar algún lenguaje, capacitación constante, profesionalizarse es muy importante y esto se soluciona de diferentes maneras, educación financiera, tributaria, implica conocer el mercado del arte local e internacional, un poco de ética profesional, desde luego que también es importante leer sobre la historia del arte pero más importante es ver el trabajo de artistas vivos y aprovecho la oportunidad para hacer un poco de promoción, comprar obra de artistas en ejercicio de la actividad.

Hablar de Artes Visuales es muy complicado porque hoy en día se diversificó mucho el ramo, ya no sólo es dibujo, pintura, grabado, escultura en físico, también existen medios inmateriales y digitales como la ilustración digital, la escultura digital, la realidad virtual, incluso los videojuegos, cada vez que se genera un nuevo tipo de tecnología, también los artistas lo utilizan como medio de expresión, en ese sentido existe una gran resistencia por personas que no consideran estos medios como una posibilidad de desarrollo de la expresión y la creatividad, lo miran con recelo por diversos prejuicios.

Por otro lado también, existe un sector que está trabajando arduamente para que las expresiones populares sean consideradas como arte a nivel mundial, como los realizados por los pueblos originarios, los campesinos, las minorías marginadas por la sociedad. Es por esto que existe un cierto descontento hacia las instituciones del arte en nuestro país, pero también hay que reconocer que estas instituciones en sus inicios eran las minorías marginadasde su generación y que cada una tiene una línea de pensamiento que trata de salvaguardar y proteger, por esto muchas manifestaciones artísticas que no han encontrado su lugar en estas organizaciones se ven en la necesidad de generar su propio espacio.

Me parece algo muy positivo porque uno no puede pretender que una organización satisfaga todas las necesidades existentes, es el ideal, pero en la práctica hay más trabajo que realizar que capital económico y humano. También es verdad que en muchas asociaciones no permiten el ingreso de miembros jóvenes y pienso que esto a la larga puede ser muy perjudicial por el simple hecho de que los seres humanos no somos eternos.

¿Podrías hablarnos de algún artista local a quién consideras tuvo mucha influencia en tu carrera?

Varios, pero ahora sólo me vienen a la mente Ricardo Álvarez que es mi maestro y Regina Rivas.

Acceso Mompox/XI BIAU

Curador asignado: Roberto Buneslli
Grupo local: Carlos Zárate, Sebastián Domaniczky, Marcelo da Silva, Florencia Forcinito, Emilio Peillat, Kathia Ruiz, Fabiana Lombardo

El sitio específico a intervenir, es el portal de acceso a los pasillos que conectan internamente las arterias peatonales de la Chacarita; siendo éste, un espacio de encuentro social, donde se desarrolla la vida urbana, concurrido por los habitantes de la zona. El lugar era utilizado por los vecinos de la zona como punto de recolección de basura; instalaciones precarias colapsadas debido a su deficiente fabricación, creando un ambiente nocivo para la salud de las personas; la mala disposición de los cables de instalación eléctrica generan peligro para los usuarios del espacio público; ausencia de equipamientos que faciliten la interacción social, como bancos, elementos de protección contra las altas temperaturas y un suelo con características de accesibilidad universal.

Se propone generar un suelo que permita una mayor accesibilidad para todos los usuarios. El mismo también se encarga de resolver las diferencias de altura, y generar equipamiento. La cobertura propuesta está diseñada a modo de regular las altas temperaturas a las que el espacio está expuesto.

 

Plaza Amapola/XI BIAU

Plaza Amapola

Curador: Entre nos (Costa Rica)

Grupo local: Solanito Benitez, Verónica Villate, Sergei Jermolieff, Juan Salvaré, Deleyma Pacher, Amin Saua, Daniela Yepes y Ernesto Marecos

Fotografía: Daniel Ojeda

Sin lugar a duda uno de los proyectos más gratificantes que nos toco realizar, La plaza Amapola o la biblioteca digital como salió en alguno medios, pero antes de hablar de todo eso nos toca contar el contexto en el cual se realizo.

La plaza Amapola es uno de los 13 proyectos planteados en el contexto de la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo que se realizo en Asunción, en esos 13 proyectos trabajaron arquitectos nacionales e internacionales de altísimo nivel, de lo mejor de Iberoamérica, 4 proyectos se iniciaron para la fecha y los otros 9 se realizaran en un futuro no muy lejano, todos los proyectos son mejoramientos del espacio público para un habitar muy latinoamericano como es la Chacarita, uno de los barrios más tradicionales de Asunción, de donde salieron grandes artistas, con un potencial gigantes en una zona privilegiada de Asunción pero a pesar de todo eso muy excluido.

Nosotros @minimocomun fuimos invitados a participar por José Cubilla, gran arquitecto y amigo encargado de la XI BIAU realizada en Paraguay, quien nos sugirió el lugar de intervención y nos puso en contacto con el grupo @Entre Nos Atelier de Costa Rica para el trabajo en conjunto, Mike y Ale grandes personas que pudimos conocer y formar una amistad.

La gente de hábitat para la humanidad nos brindo el primer acercamiento al sector de Amapola, también pudimos conocer a lideres comunitarios como Guru, Gonza y Pato quienes nos ayudaron a llegar más profundo en el pensamiento de los pobladores organizando reuniones golpeando puerta por puerta a los vecinos.

El proyecto se da desde varias conversaciones, en ese aspecto fue Amin Swa quien nos ayudo contándonos sobre las ultimas revoluciones que tuvo el Paraguay a nivel social que fueron la motocicleta que nos cambio el concepto de distancia y el internet que nos acorta distancias aun más grandes en tiempos en los que trabajar en el exterior en busca de oportunidades es algo cotidiano.

Conversando que etimológicamente es dar vueltas juntos nos dimos cuenta que lo que necesitábamos era recuperar esas conversaciones callejeras, el tomar terere en la vereda, salir a barrer y regar, volver a vernos entre vecinos, enamorarnos, repensar los espacios de encuentro para recuperar el control social que se esta perdiendo.

Para ello el internet era el elemento clave. La escasa accesibilidad en la zona lo vuelve un bien prácticamente de lujo, para la comunicación, aprendizaje y ayuda a los vecinos (que en un 90% tienen un Smartphone). Además (el internet) es un elemento intangible no robable o bandalizable.

El mural como elemento estetico fue una propuesta de los vecinos a la cual nosotros le dimos vuelta y la cargamos de información de biblioteca en formato de codigos QR más como un mensaje de las virtudes del internet pero completamente útil para el que quiera leerse un buen libro descargandolo con cualquier aplicación de lectura de QR.

El espacio fue enteramente construida por pobladores en algunos casos pagos, en otros no, y estudiantes que se sumaron al par de convocatorias de construcción participativa que realizamos pero lo importante era que los vecinos participen de las construcciones para generar la apropiación del lugar para que se cuide y se mantenga el fruto del esfuerzo de todos ellos. Y asi se construyeron los bancos, la pergola, hecha con materiales 100% reciclados, se colocaron las luces, enchufes y se pintaron las fachadas, las plantas fueron donadas y colocadas por la @Escuela Taller quienes fueron de gran ayuda en los proyectos iniciados.

Al no contar con apoyo economico de ninguna institución fuimos contando el proyecto a diferentes amigos quienes se sumaron y aportaron desde su área de trabajo lo mejor que podian, asi fue como @OzMontania nos regalo su ilustración hecha en tiempo record, @cabral comunicaciones visuales @martin cabral nos dono hierros de carteles viejos y la impresión del mural, @softec nos regalo el modem especial y la aplicación para el control del internet, @Random nos genero todos los codigos QR que combinamos con la ilustración Oz para el resultado final, @Vemac nos dio materiales de construcción, CCP nos llenó de iluminación y energía el lugar, todos nuestros amigos se sumaron a una gran fiesta que realizamos para recaudar fondos para mano de obra y @personal nos dono la piedra angular del proyecto que fue el internet.

Un proyecto de muchisimos esfuerzos colectivos el cual involucra a más gente de las que pudieramos contar, por eso este mensaje para agradecerles a todos y ojala esto sirva para impulsar contrucciones ciudadanas similares, en una red interdisiplinaria de trabajo con profesionales comprometidos desde diferentes ambitos ya seanpublicos o privados.

Gracias a todos y esperamos que podamos disfrutar este lugar, los otros 13 y muchisimos másdentro de Asunción.

Entrevista a Goma Oficina

Por Martín Álvarez

5ECFD2DB-6D5F-4F61-9D2D-4DB843CA816B

La noche del segundo día de la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU), nos sentamos con integrantes de Goma Oficina (Lauro Rocha, Pedro Beresin, Eduardo Verri y Vitor Pena; llegados desde Brasil) bajo un árbol en el patio del ‘Agujero de Vysoka’, la reformada casa de Rubén Vysokolan en la Chacarita. El árbol nos regaló flores que caían sobre nosotros mientras los entrevistados hablaban de sus impresiones de Paraguay, adquiridas a lo largo de una profunda investigación. El fruto de ese trabajo es el libro Arquitecturas Contemporáneas en Paraguay, a publicarse próximamente. Es una mirada de los autores, desde su cosmovisión, a la arquitectura de los últimos años en Paraguay. Con él pretenden divulgar el quehacer experimental de este período en nuestro medio a su país, al resto de América Latina y el mundo.
MARTÍN ÁLVAREZ (MA): Podemos empezar con una breve presentación de cada uno y cuéntennos cómo se unieron al proceso del libro.
LAURO ROCHA (LR): Soy Lauro, arquitecto; me gradué en la Escola da Cidade, en São Paulo, y empecé a fotografiar arquitectura al comienzo de la universidad para pagar la mensualidad. Después de graduado empecé a fotografiar profesionalmente, ya como arquitecto. Desde el 2013 formo parte de Goma Oficina y desde el 2014 hice un par de viajes a Paraguay por interés propio. Luego este interés llegó al grupo y surgió la idea de compilar, de hacer un libro, una muestra.

PEDRO BERESIN (PB): Soy Pedro Beresin, graduado en la Escola da Cidade. Hice una maestría en la FAU USP en Historia de la Arquitectura, ahora estoy haciendo un doctorado en la misma carrera y soy profesor de Historia de la Arquitectura en la Escola da Cidade. Hace dos años que Lauro y Vitor me invitaron a empezar esta investigación acerca de Paraguay y este grupo de arquitectura contemporánea y creo que fue un proceso muy bueno, largo, intenso y estamos muy contentos.
EDUARDO VERRI (EV): Yo soy Eduardo, de Maringá, donde hice mi grado, y empecé una maestría en 2014, al mismo tiempo que Lauro vino [a Paraguay], lo conocí a Lauro por medio de los paraguayos, que me decían siempre ¡Ah! El otro brasileño que viene, tienes que conocerlo. Al final, Brasil no es tan grande, ¿no? Terminé la maestría en 2016 y hablé un poco sobre los profesores del taller E, y empecé a intentar comprender cómo funciona el grupo que tiene muchas generaciones, muchos arquitectos, y entré a trabajar en el libro ya este año, más o menos en abril.
VITOR PENA (VP): Mi nombre es Vitor, soy arquitecto también, estudié con Lauro y Pedro en la Escola, e hice una maestría en el Instituto de Pesquisas Tecnológicas de Sao Paulo. Nuestra preocupación con el libro no era solamente tener los proyectos, nos interesaba saber más sobre el territorio ya que sabíamos que podíamos hablar de cosas en común con Brasil, y con América Latina en general.
LR: El grupo que hizo el libro es más grande. Lena que es historiadora; María Cau, Christian, Ana David y André Stefanini trabajaron en el diseño gráfico; Fernando Banzi es otro fotógrafo que trabajó en la selección de las fotos. Y Guilherme Tanaka ayudó a hacer todo el rediseño de los proyectos para el libro.
EV: Además, Javier Rodríguez [Alcalá] escribió un texto.
MA: ¿Cómo fue que se enfocaron en Paraguay? ¿Cuál fue el primer puntapié que les hizo mirar a nuestro país?
EV: Yo crecí en Foz [de Iguaçu], y la imagen que tenemos de Paraguay desde Brasil es siempre de Ciudad del Este. Luego fui a Maringá a estudiar, y más adelante hice una pasantía en Alemania. Allá mi jefe siempre hablaba de que estaba en la frontera con Francia y se sentía más francés que alemán. Yo quería estudiar algo en la maestría y esto me hizo pensar que un problema que tenemos en Brasil es que no miramos alrededor. En 2013 fueron Sergio Fanego y Miguel Duarte a Maringá a hacer un workshop con estudiantes y enseñaron sus obras, pero enseñaron también las de Javier Corvalán, Solano [Benítez] y las de otros. Entonces para mí nació esa curiosidad y la intención de mirar al lado e intentar hacer que estos nombres se hicieran un poco más conocidos en Brasil. Y en el proceso de mi maestría que fue del 2014 al 2016 creo que ya hubo una gran diferencia con las bienales en Venecia, con las fotos de Lauro, con otras publicaciones y creo que hoy, por lo menos en São Paulo con ese contacto con la Escola ya se conoce mucho más. Pero todavía en el resto de Brasil se desconoce.
LR: Mi aproximación empezó con una charla de Solano en FAU USP, que para mí fue algo muy fuerte, creo que fue más o menos en 2010. Y pensé tengo que visitar Paraguay para conocer las obras. Y fue un tiempo en que yo necesitaba una cámara nueva y bueno, pensé, me voy a Ciudad [del Este] para comprar una cámara y sigo. Y me quedé como un mes viendo obras. Llegué a Asunción solo y fue fuerte, me impresionó mucho cómo la ciudad es una ciudad latinoamericana con toda la complejidad y con la belleza que tienen nuestras ciudades. Y luego de hacer un gran recorrido por las obras pensé tengo que volver ahora para tomar fotos. Pasé meses en São Paulo buscando revistas, publicaciones que podrían tener interés en tomar fotos y realizar viajes acá. Y ahí empezó la cosa, volví para tomar fotos de obras para la revista aU, y por eso empezaron otros viajes y empezó el contacto. Por mi contacto la Escola vino a Paraguay, y así comenzó mi aproximación.
PV: Mi pasión es distinta; yo conocía las obras de los arquitectos de acá que estaban en las fotos de Lauro y en las revistas. Y cuando me dijeron queremos hacer una investigación, queremos estudiar a esta arquitectura, no la conocía muy bien, pero tenía mucho interés en comprenderla. Especialmente porque no soy arquitecto de oficio pero soy profesor, estoy formando a los arquitectos. Desde hace cuatro años que estoy con mis alumnos, hablo con ellos, enseño Historia de la Arquitectura. Todo está muy conectado con la disciplina arquitectónica para nosotros; la arquitectura es una herramienta para transformar la sociedad. La situación está muy difícil para los que se están formando ahora, tienen ganas de hacer algo, de organizar los espacios, pero no tienen ayuda del Estado, los que tradicionalmente estaban contratando a los arquitectos ya no lo hacen. Es un nuevo momento.
EV: En Brasil el Estado siempre fue muy fuerte; entonces todas las grandes obras siempre tuvieron ayuda del gobierno. Y creo que ahora Paraguay nos da una lección de cómo intentar por otros caminos que no son los oficiales a los que nosotros estamos acostumbrados.
PB: Exactamente; nosotros estamos empezando a no tener más este contexto de producción de arquitectura y organización de la profesión. Y mientras tanto nuestros vecinos están trabajando en un contexto semejante y en estos últimos años están haciendo cosas excepcionales. Vitor y yo hemos venido en coche desde Ciudad del Este. Y decíamos mira esto, es como muchas partes de Brasil, como muchas partes de Chile, como muchas partes de Argentina, ¿no? Mirando la construcción, la ordenación del paisaje rural, la interpenetración entre el mundo rural y urbano. Seguro no somos exactamente iguales, pero estamos más próximos de lo que pensamos. Esto digo pues Entonces es una apertura,
somos nosotros los que estamos descubriendo esto con el libro.
VP: El interés está sobre todo en la experimentación práctica, en el contexto de la construcción. Nosotros tenemos una tradición que tiende mucho más al dibujo y al arquitecto proyectista en su oficina, que visita algunas veces a la obra, pero no se involucra con el proceso, y ahí no descubre ciertas posibilidades. Y de la jerarquía de la profesión, que de alguna manera vimos que acá existe una ruptura que tiene relación con discursos ya existentes en América Latina, incluso de mediados del siglo, pero que ahora también siguen teniendo sentido. Es una cosa medio atemporal que está pasando ahora en Paraguay y que dialoga con experiencias en Brasil de los años 60, una línea ideológica que hubo, alineada a la de otros pensadores y al trabajo de arquitectos como Dieste, y que sigue siendo un ejemplo para América Latina.
MA: Cuando ustedes hablan de aprender de lo que se está haciendo en arquitectura acá, pienso en cómo en el pasado nuestro gobierno intentó aprender de ese modernismo especialmente a São Paulo y Rio de Janeiro. Y estamos en un momento en que estas mismas en Brasil miramos mucho adentro, miramos referencias ya no son suficientes para crear, ante el nuevo contexto brasileño que se trajo al Paraguay. Ahora puede darse ese proceso inverso del que ustedes hablan.
EV: Nosotros no estudiamos tanto las relaciones entre Brasil y América latina. Siempre es Brasil y Estados Unidos, Brasil y Europa. Y la cuestión de los intentos de Brasil de hacer el Colegio Experimental, de tener una nueva imagen en Paraguay, fue una cosa un poco pesada porque tenemos esta imagen de Paraguay, de un lugar donde se hacen compras, donde no hay nada, y hay mucha gente que no reconoce la culpa de Brasil en la formación de esa imagen debido a la guerra. El libro es un intento de transmitir estas buenas impresiones que tuvimos. Más que hacer un análisis, más que agotar el tema, es decir para nosotros acá hay algo que tienen que mirar, hay algo que todos tienen que analizar porque nuestra visión está un poco viciada por São Paulo, por una escuela, es siempre un poco imperativa.
PB: Si leen el ensayo Investigaciones Polifónicas que escribimos para el libro, está esto que Eduardo ha dicho. Nuestro intento es distinto a lo que pasó con el gobierno de Vargas, de Kubitschek, que hicieron esta aproximación diplomática y utilizaron la arquitectura como instrumento ideológico de presencia del Estado brasileño, un discurso de la amistad. Lo nuestro es una reaproximación;
En el libro intentamos generar la mayor pluralidad de producción posible. Esto es distinto a los intentos de la arquitectura moderna brasileña de lograr una homogeneidad, aunque en realidad no fue homogénea. Ellos solo seleccionaron obras dentro de una línea muy clara y dijeron esta es nuestra escuela. La escuela carioca, la escuela paulista, la escuela moderna. Aquí [en Paraguay] no vemos esto, no hay una escuela, no hay una catedral. Hay un espíritu, una fuerza, una perspectiva.
EV: Cuando se mira desde afuera creo que la primera impresión es el ladrillo. Pero cuando se mira un poco más de cerca se ve que quizás el material es el mismo, pero la manera de utilizarlo, la experimentación, la investigación, es muy distinta. Y lo que unifica es la cuestión de la investigación. Es el método de estar en la obra, de tomar las decisiones y reverlas en el proceso y tratar el proyecto como un proceso, no como algo que se dibuja en la oficina, en el aire acondicionado y luego ya no se sabe al respecto porque no se está en la obra. Creo que ahora con esta crisis en Brasil hay que reaprender a estar en la obra, a hacer el trabajo como un todo, porque de lo contrario no se tienen garantías ni de la calidad del resultado ni del respeto a las decisiones del arquitecto. La experiencia es fundamental para este tipo de proyecto y en verdad que para cualquier tipo de proyecto, si no quieres hacer más de lo mismo tienes que meterte a aprender y a investigar.
MA: Pude leer algo online sobre el libro, y ver algunas imágenes. El foco siempre es en arquitectura, pero también en algunas imágenes se plasma mucho lo tradicional. Encontré una mirada de ustedes hacia el paisaje o hacia una escena de un mercado, donde siempre hay arquitectura pero también hay una cuestión cultural muy fuerte, ¿Esto fue intencional, o fue algo que solo surgió en el proceso?
VP: Para nosotros no existe arquitectura sin el contexto. El intento de proceso del libro fue el de adentrarnos al territorio paraguayo. Por eso hicimos un viaje en tres grupos y no vinimos en avión a Asunción, no nos interesaba posar en Asunción y visitar las obras. Teníamos que conocer al territorio, con el que compartimos substrato en el subsuelo, el agua del acuífero, no me gustaría llevar este libro a los otros países y decir,
hagan como ellos. Más bien es decir piensen como ellos, investiguen como ellos, tengan la inquietud y las ganas de experimentar una serie de cuestiones históricas de la frontera; y nos faltaba más que ver las obras, ver dónde estaban, el contexto del territorio. Entonces hicimos un workshop con el Colectivo Aqua Alta y estudiantes, donde recorrimos la ciudad escogiendo algunos ejes principales. Tomamos el eje del rio, el eje del ferrocarril y un eje viario, que es Eusebio Ayala y que llega hasta Foz. Son tres capas de desarrollo, y a lo largo de esos ejes había diferentes texturas y una complejidad socio-territorial que nos interesaba conocer; qué tipo de conflictos hay en el territorio y qué tanto responden las obras a ese territorio, porque hay contradicciones, como en todo.
PB: El texto de Javier Rodríguez Alcalá en el libro hace una síntesis de muchas cosas que nosotros no podríamos resumir con tanta propiedad. Primero habla de escalas, desde la macroescala económica-política a la más baja escala de ciudad, de los pequeños dibujos, pequeñas decisiones que se hacen en un lote. Para nosotros estas escalas están interconectadas. Si cambia algo en una obra, seguro no va a cambiar toda la estructura, pero sí cambia un punto de la trama de relaciones. Segundo, Rodríguez Alcalá al pensar Asunción y al pensar la arquitectura piensa en el mundo rural de Paraguay. Piensa la historia de la división territorial, el problema de la tierra, de la producción agrícola y de las familias que se van a la ciudad, y el efecto que la ciudad después tiene sobre el campo; pone al campo junto a lo urbano. En Brasil nosotros casi no miramos [al campo]. En San Pablo vivimos 20 millones de personas, y casi todas las ciudades son muy grandes: una ciudad media tiene 300, 400 mil personas que no cultivan nada. Entonces alguien lo está haciendo y no estamos mirándolos, no estamos pensando cómo son las relaciones de frontera, las relaciones sociales entre ciudad y campo. Y van a decir pero esto no es trabajo para un arquitecto que va a hacer una casita, pero sí es, pues todos estamos envueltos en estas relaciones. La sociedad no es más que muchas relaciones, interconexiones. Y si empezamos a cambiar puntos se puede empezar a cambiar todo.

Vivienda ME/Plania

Vivienda ME

Autores del proyecto: Bibiana Escanciano, Tamara Napout y Tona Ruggero.

Año: 2018-2019

Ubicación: Asunción, Paraguay

Fotografias: Leonardo Méndez

La Vivienda ME es una casa unifamiliar ubicada en el Barrio Herrera, de la ciudad de Asunción.

La implantación de esta vivienda se encuentra condicionada por los árboles existentes del terreno. La premisa fue mantener los árboles y aprovechar la naturaleza circundante.

Los requerimientos del cliente fueron, integrar elexterior al interior de la casa, y desarrollar el proyecto en dos lotes de los seis existentes, previendo que a futuro se convierta en una casa entre linderos.

Esta integración se logro con grandes ventanales de las áreas sociales que prolongan y amplían estas zonas perdiéndose los límites entre el interior y el exterior, logrando una interacción total entre los dos medios, el natural y el creado por nosotros.

El acceso principal a la casa se da mediante plataformas que atraviesan el jardin delantero rodeado de arboles  y conducen a un portico de hormigon donde se produce el vacío central interior en doble altura.

Hay una clara zonificación de los espacios, en planta baja, se encuentran los programas sociales como la cocina, el comedor, el estar y el quincho que puede ser un ambiente cerrado e independiente o abierto e integrado a la casa, un playroom y el gimnasiotodos estos espacios circundantes al patio.

En la planta alta se encuentran los 4 dormitorios en suite y un estar familiar. Por último, el subsuelo resguarda al paquete de servicio y otra pequeña área social un poco más “privada” que son la sala de cine y sala de estudio.

La estructura esta compuesta por dos volúmenes que se superponen.

El volumen principal, con un esquema de dos vigas postensadas que nos da una luz libre de 13.50 mts. entre pilar y pilar lo que nos permite la total integración de los espacios sociales. y un volumensuperior longitudinal modulado por las dimensiones los programas intimos.

 

Pabellón de Paraguay/XI BIAU

Pabellón de Paraguay

BIAU XI 2019

Grupo LocalLukas Fúster, Nicolas  Berger, Fernando Szmuc, Sergio Ybarra Y Guido Martinez.

Proyecto: 3 semestre Taller E FADA-UNA

Marzo – Julio 2019

 

Construcción

Escuela Taller de Asunción

Directora: Maria Emilia Gonzalez

Prof.  Marcos Zorrilla

Prof.  Sergio Cogliolo

Prof. Carlos Gaona

Prof. Vicente Cristaldo

 

Estudiantes FADA – UNA

Mica Monzón

Nicole Vallejos

Bianca Ojeda

Merli Benítez

Analía Báez

Thais Moura

David Basualdo

David Jara

David Villar

Juan Lezcano

 

Profesionales

Emilio Cañiza

Julio Sosa

Cristian Sosa

Alcides Oporto

Aníbal Fernández

Ramón Fernández

Steven Fernández

Anacleto Ferreira

Oscar Martínez

CIUDADES IN VISIBLES, CIUDADES IMPOSIBLES.

 Muy lindo tu pesebre”, pero…

La expresión arriba transcripta (aunque sin el ‘pero’) constituía una formula de cortesía muy usada en una hoy perdida costumbre navideña local: la de visitar pesebres. Esta costumbre fungía al mismo tiempo de práctica de cohesión comunitaria y de prestigio social competitivo.

Vistos (también) como “navidades” en cierta forma, los foros de arquitectura (a caballo entre la cohesión profesional y el prestigio competitivo) suelen destacar las virtudes de tales o cuales proyectos singulares. Y esta práctica, inherente –claro- a las funciones propias de estos foros no deja de resultar saludable y necesaria.

Pero, no menos saludable y necesario preguntar: ¿cuáles son las condiciones sociales de producción del espacio y más concretamente, cuál el contexto urbano en el que se insertan los proyectos?.

Así, sin aspirar a novedad alguna y desde interrogantes abiertos, esta muestra busca –antes que respuestas- generar algunas preguntas sobre la presente relación proyecto/ciudad; sobre el lugar del proyecto en la ciudad. O- inversión para nada retórica: sobre el lugar de la ciudad en el proyecto.

 Impostación, invención, interacciones.

A este efecto (a modo de ‘disparador’) se impostó la cartografía de Roma de Giambattista Nolli de 1748, la cual –a más de valores referenciales topográficos, matemáticos y plásticos- consignaba desde su particular relación figura-fondo los usos privados y públicos del espacio urbano.

Se seleccionaron así proyectos programática y  temporalmente muy diversos (desde el XVIII a la actualidad) en los que sin embargo cabría ubicar como denominador común una interacción (¿deseable?) obra-ciudad.

Sea que esta interacción se sustantive visualmente (continuidad espacial, transparencia, porosidad) o funcionalmente (potenciales usos públicos o al menos diversos del espacio interior proyectado) O desde ambos parámetros.

Cabe aclarar que estos parámetros se asumieron como  relativos y  aun problemáticos; como un territorio “gris” –dicho así- cuyas fronteras –lábiles- no quedarían del todo delimitadas. Por el contrario: se trataría de territorios siempre variables/negociables, que hacen a la propia problemática que se busca poner en foco. 

Como sea: a partir de los citados proyectos se propuso la construcción de una ciudad ficticia, de collage; una “contra-Asunción”, en cierta forma, vista la condición progresivamente fragmentada y excluyente de nuestro espacio urbano actual.

Pero también una “pro-Asunción” posible, atendiendo a que la construcción de cualquier ciudad resulta tanto de lo pragmático/material/factual como de la invención que –finalmente- impulsa el deseo.

Aunque no taxativamente, se propone entonces una suerte de “muestrario relacional” espacio publico/espacio privado (proyecto/asentamiento), desde sustantivaciones temporales concretas de estos nexos, en proyectos de programas muy variados, según se señaló.

Por ejemplo: las galerías frontales de las tipologías habitacionales del XVIII y XIX (no improbablemente con antecedentes en las viviendas colectivas de los pueblos misioneros de indios del XVII) tendían a fusionar lo público y lo privado en esos espacios de transición (galerías). Y posteriormente, entrado el XIX, cabría identificar en programas entonces novedosos (como fue el caso la estación ferroviaria) similares persistencias relacionales proyecto-ciudad.

Vinculaciones que desde otro lenguaje se prolongaron en obras referenciales de la modernidad arquitectónica local (vg.: el hotel Guaraní o el Colegio Experimental Paraguay-Brasil, de entre otros) Vinculaciones que tampoco resultaron ajenas a ciertos proyectos de los 70’s y 80’s del siglo pasado (edificio Parapití, Círculo Paraguayo de Médicos, atendido al menos, el diseño original de este último)

Persistencias relacionales ciudad-proyecto que aún se sustantivan en contextos de tenencia privada del espacio, como son los casos  más recientes del CEPES, Teletón, la sede de la Conferencia Episcopal Paraguaya o el Centro cultural de España, que si bien se ubican en solares privados, no excluyen por eso un potencial usufructo público-ciudadano.

 Espacio y Política/ Políticas del espacio: algunas preguntas.

En este sentido: ¿la relación proyecto/ciudad remitiría finalmente de una cuestión política en la doble acepción de Polis y ciudadanía?.

Si la condición humana, el modo esencial de ser en el mundo –a más de por la Labor y el Trabajo- pasa fundamentalmente por la Política (Arendt dixit) y ésta se sustantiva básicamente en el espacio público en tanto posibilidad metafórica y literal/efectiva de  “ver y ser vistos”, entonces: ¿cuál sería el lugar del espacio público hoy (vale decir, de la propia ciudadanía, asimetrías incluidas) en entornos urbanos de progresiva y excluyente compartimentación social, concomitante con la ausencia de lugares compartidos?.

Correlativamente (y esto es  vieja cosa sabida, de “manual”) la mercancía comporta un carácter homogéneamente abstracto –contradictoriamente diferenciado al mismo tiempo- a fin de facilitar su ubicua intercambialidad.

Y a este axioma del capital no escapan ni el proyecto ni el propio espacio urbano que, de hecho, hoy parece habernos mutado de “ciudadanos a consumidores”, según propuso García Canclini (nada más bastará rememorar programas paradigmáticos del capital global, shoppings –vistos ahora desde otro lugar- o gasolineras, puestos por caso, que son “clonados” en Quito, Asunción o Sao Paulo)

¿Se trataría entonces de abordar desde lo político (urbano) no solo la recuperación de la ciudadanía sino también la del propio tópos(especificidad locacional) que aparecería hoy secuestrada por la lógica intrínseca del capital global/ubicuo?…Obviamente, no iremos aquí a responder a estas y otras tantas preguntas vinculadas. Tampoco –se dijo- es esa la finalidad de esta muestra, sino lo contrario.

Pero si –mas modestamente- podríamos propiciar algún mínimo escenario -por más sesgado que pueda parecer- para hablar de estas cosas, dado que en los foros de arquitectura (también) se habla de estas cosas, naturalmente.

Se trataría en breve –y ojalá que así sea el caso- de “tirar la(s) piedra(s)… sin esconder la mano”.___________

Análisis de un suicidio urbano

Por Jorge Rubiani 

La oposición de varios colectivos ciudadanos a las obras que el MOPC pretende realizar afectando al JBZA, una más de las muchas agresiones que este preciado Parque Nacional recibiera en el pasado, no está motivada solamente por la “preocupación ante la posible destrucción de los árboles”, como expresara algún despistado en las redes sociales.

Tampoco se debe a la pretendida sustracción de terrenos de valor histórico, cultural o ambiental del Jardín, por parte del Gobierno Nacional.

La protesta no es únicamente por la grosera pretensión de que los paraguayos -y los asuncenos en particular- aceptemos un mamotreto inadmisible, mal calificado como “obra de progreso” y mucho menos considerable como “solución vial” para el acceso a la ciudad.

Pues la misma solamente pudo ser concebida por mentes alucinadas por “los negocios del poder”, pero que lejos de están de concedernos las soluciones que se demandan para la vida comunitaria y que -de paso nomás- debiera ser una obligación irrenunciable para los funcionarios públicos.

En la propuesta del ente oficial que preocupa a nuestros compatriotas, hay MUCHO MÁS que la construcción de uno o más viaductos. Y la gente de gobierno, los representantes del pueblo y toda la ciudadanía, debieran conocer LAS RAZONES de la movilización.

La lista que describe sus motivos, será necesariamente resumida y escueta habida cuenta de la cantidad de componentes del problema.

Aquí van:

1 – Sobre la obra en si

1. El “cuello de botella” que se alega como fundamento de la obra, fue creado por el propio MOPC; debido a que esta Secretaría del Estado diseñó y construyó, la ampliación de la ruta Limpio/Asunción que inevitablemente iba a conducirnos hacia la creación de dicho “cuello de botella”.

No es posible que lo ignoraran. Si lo hicieron conscientemente, ES FRAUDE. Si inconscientemente, ES UNA MUESTRA PALPABLE DE IGNORANCIA E IRRESPONSABILIDAD.

Porque de la misma manera fue diseñada y construida la avenida Ñu Guasu, para unirse con la anterior, a la altura de Loma Pytä/Botánico. Por lo que ambas consumarían el “cuello de botella”, creación “exclusiva del MOPC”, antes de empalmarse con la ampliación de la Costanera Norte.

2. No pudo dejarse de notar entonces que ambas rutas conducen un enorme caudal de tránsito de todos los niveles, desde todo el Norte del país y fronteras aledañas. Y que cualquier solución como la pretendida actualmente será igualmente excedida por el volumen de este tráfico. Situación que -finalmente- hará completamente inútil el emprendimiento. Como resultaron inútiles todos los viaductos “made in MOPC” ya concretados.

3. El hecho demuestra además que para la consideración de estos inconvenientes, no se apelaron a estudios técnicos ni a la elemental “simulación” con datos estadísticos o elementos digitales para anticiparlos.

4. Cuando los funcionarios del MOPC afirman que “no hay otra salida” mienten, empecinados en llevar adelante el Proyecto con el irresponsable intento de cubrir con otro error, los errores anteriores.

5. El MOPC quiere resolver el susodicho “cuello de botella” para que un kilómetro más adelante, le sumen la CONSTRUCCIÓN DEL PUENTE QUE CRUZARÁ DESDE CHACO’I HASTA LA COSTANERA NORTE. Es decir: crearán otro conflicto conduciendo el tránsito de toda la región Occidental del Paraguay y de sus fronteras para depositarlo en la nueva vía.

6. En concreto … tendrán que inventar otro superviaducto para resolver un “nuevo cuello de botella” (o como le llamen) donde se encontrarán el puente y la nueva Costanera.

2 – En cuanto al Jardín Botánico y su categoría de Patrimonio de los paraguayos.

No vamos a dejar de defender al JBZA con la excusa del penoso estado de ruina en que se encuentra. Porque también se sabe que el menoscabo que sufre de parte del Gobierno Central, es también producto de las deficientes administraciones municipales que en la “era democrática” especialmente, hicieron poco y nada para rescatar este hermoso patrimonio de los paraguayos, del abandono y la desidia.

Valor inmobiliario:

El JBZA de Asunción cuenta en la actualidad con menos de 250 hectáreas de las 900 que tenía originalmente en el pasado. Aún así, el valor inmobiliario del predio junto a sus construcciones, equipamientos y patrimonio natural y paisajístico, representan un valor superior al Presupuesto Anual de la Municipalidad de la Capital.

El Estado Nacional ocupa otras 81 hectáreas; así como entidades privadas le sustraen otras 94. Ambas suman en total: 176 hectáreas de usurpación.

Valor histórico:

El JBZA es tal vez el último exponente de las antiguas “rozas” de los tiempos coloniales. Territorios distribuidos tras el “reparto de solares” realizado por el Gobernador Domingo Martínez de Irala antes de su muerte, el 3 de octubre de 1556.

En un determinado momento del siglo XVIII, los terrenos pasaron a pertenecer a la familia Viana cuyos primeros exponentes están registrados en el Paraguay a partir de 1762. Los miembros de esta familia descienden en línea directa del prócer de la Independencia Nacional, Fernando de la Mora. Una de ellas, la Señora Francisca Carlota Viana de la Mora, fue prima hermana de Juana Paula Carrillo Viana, esposa del primer presidente del Paraguay, Don Carlos Antonio López y madre del Mariscal Francisco Solano López.

Por lo que éste, nació en el solar, en 1827. Y allí fue alojado también el prócer uruguayo José Gervasio Artigas en 1842, tras la muerte del Dr. José Gaspar de Francia. El ilustre exiliado falleció en el mismo lugar, en 1850.

También residió en la “Casa Alta”, el Sr. Arsenio López Decoud, hijo de Benigno López y nieto del Don Carlos, cuando ocupó el cargo de Secretario Privado del Presidente Juan B. Egusquiza (1894/1898).

Hasta este punto, de manera sucinta, el linaje histórico del solar que ocupa el JBZA. Historia ignorada por las autoridades y asesores de la Secretaría Nacional de Cultura, quienes se constituyen -de acuerdo a los documentos con que justifican la intervención de la obra en el histórico solar- en simples operadores de las políticas del Gobierno … y nunca defensores de la Cultura Nacional.

Valor científico y cultural.

De la Escuela Nacional de Agricultura instalada en el predio a partir de 1896, surgieron los primeros agrónomos y peritos agrícolas del Paraguay.

La institución fue originalmente fundada por el Gral. Bernardino Caballero en 1882 pero recién pudo ponerse en marcha en el año indicado, durante la presidencia del Gral. Juan B. Egusquiza, designándose al sabio suizo Moisés Bertoni para dirigirla.

Dentro de sus instalaciones, también funcionó la primera Estación Metereológica del Paraguay y sus alumnos fundaron la Sociedad Nacional de Agricultura.

Entre los concurrentes más destacados de la Escuela, estuvo el que fuera conductor militar durante la guerra del Chaco, José Félix Estigarribia.

A partir de 1914, la institución dio nacimiento al Jardín Botánico iniciándose con el mismo, un proceso de estudios científicos, cultivos experimentales que incluyeron injertos y aclimatación de especies foráneas. Actividades que lo convirtieron en un referente científico mundial y vivero de la producción agrícola y fruti-hortícola del país. Entre algunos de los árboles frutales aclimatados, se encontraban el albaricoque, durazno, almendros, mango, morera, aguacate, mamón, carambola, caqui, ciruela, olivo y castaño además de muchos otros.

Esta segunda etapa del establecimiento se desarrolló bajo la dirección del científico alemán Carlos Fiebriegs, quien estuvo hasta el año 1943.

Valor ambiental, recreativo y paisajístico.

¿Dónde podemos los asuncenos pasar un día en familia, al aire libre, en medio de la naturaleza, que no sea el JBZA?

¿Dónde pueden hacerlo nuestros compatriotas que no pueden contar con el privilegio de estar asociados a un club social?

¿Dónde más podríamos observar árboles centenarios, aves de todas las especies? … o tendernos sobre una manta, en el mismo césped, para disfrutar de un momento de distensión y contacto con la naturaleza?

La respuesta a estas preguntas ya no necesitan de otros comentarios para enfatizar los enormes beneficios del Jardín Botánico. Pero su más alto valor radica en el conjunto natural, histórico y ambiental que representa: Por lo que debe conservárselo íntegro … aunque con lo poco que le ha quedado.

Ya NO DEBE ADMITIRSE en consecuencia, que la irresponsabilidad de algunos, nos sustraigan del sitio UN SÓLO ÁRBOL MÁS. Aunque más no fuera de UNA BRIZNA DE HIERBA.

3 – Sobre el modelo de ciudad que los paraguayos reclamamos hoy … y para siempre:

1. Mientras las ciudades más progresistas, reducen la presencia de vehículos en los perímetros urbanos, nuestras autoridades hacen lo posible por incentivar el mal.

2. Mientras el mundo entero ve con preocupación la amenaza que se cierne sobre las costas de todos los continentes por el derretimiento de los glaciares, nuestros funcionarios no han implementado hasta la fecha, ninguna medida para cumplir con las “metas de París”, firmado por nuestros representantes ante el cónclave.

3. Coherentes con lo anterior, ni siquiera hicieron algo para evitar la expulsión de nuestros compatriotas de las costas para que ellos pudieran contar con algo de lo que el Estado nunca les dio. Y conste que los miserables e improvisados enclaves donde sobreviven muchos de nuestros conciudadanos, no están distantes o invisibles. Sino en nuestras propias narices, frente a las ventanas del Despacho Presidencial y a unos metros del edificio que alberga a “los Representantes del Pueblo”.

4. El problema de “los inundados”, ya ni siquiera puede calificarse de “emergencia” porque al hacerlo, se califica un fenómeno social que -por el contrario- es previsible y mensurable. Y que debe ser resuelto por los gobiernos de manera estructural. Porque la mentada emergencia (que cuenta hasta con una Secretaría de Estado) no es sino la simple y reiterada constatación de que a quienes fungen de gobernantes, no les preocupa las carencias de sus compatriotas. Ni su dignidad.

5. Que mientras la pobreza extrema carcome el sentido de lo que debe ser una sociedad justa y democrática, nuestros funcionarios manifiestan regocijados que “no hay de que preocuparse porque el gobierno ya tiene chapas, terciados, alimentos enlatados o colchones” para asistir a nuestros compatriotas en desgracia.

6. Mientras el mundo entero intenta reducir la enorme supremacía del vehículo sobre el peatón en las ciudades, y disuadir el uso del automóvil particular en beneficio de eficientes sistemas de transporte masivo, pareciera que en el Paraguay “producimos petróleo” (energía en proceso de extinción); o fuéramos fabricantes de automóviles. Habida cuenta de las enormes inversiones en beneficio de la comercialización de estos productos y sus negocio$ colaterales correspondientes.

7. Mientras en el mundo se demuelen viaductos y se evita la construcción de autopistas porque son elementos que desintegran el sentido de comunidad urbana (en el mismo nivel que los edificios en altura o los “barrios cerrados”), nuestras autoridades ven en los formatos de movilidad mencionados, “la única salida” para resolver los problemas de tránsito en Asunción.

8. Mientras el casco histórico de Asunción se ahoga en smog, en basura, sin espacios para caminar o disfrutar de un simple paseo por la ciudad, nuestras autoridades aceleran su colapso en lo que ya parece un “ensayo general de la anarquía”, con la construcción de edificios de gran volumen en la zona portuaria. Edificios que -más temprano que tarde- reclamarán de otras instalaciones que complicarán mucho más el microcentro y todo el sector mencionado.

9. En muchas ciudades de la región se ha verificado que cerca del 80 % de los vehículos particulares ingresan a los recintos urbanos con -solamente- uno o dos pasajeros. En Asunción, el porcentaje se agrava hasta límites aún más alarmantes porque la población usuaria del casco urbano de la Capital, vive fuera de sus límites.

10. A este “detalle” debe agregarse que la disposición de “cono invertido y truncado” del tejido urbano, dificulta la movilidad de los mismos habitantes de la ciudad para trasladarse de un lugar a otro.

11. Ambos factores denotan -junto a otros elementos disociantes- que Asunción es UNA DE LAS CIUDADES MÁS ANTIDEMOCRÁTICAS DEL MUNDO, habida cuenta del enorme privilegio de la población con mayores recursos frente a la que no cuentan con ellos. Porque a éstos ni siquiera resta el consuelo de apelar a un sistema de transporte público o masivo suficiente, eficiente y económico. Porque no existen .…

12. Se sabe además que cuando las soluciones no resuelven un problema en el marco urbano, simplemente lo agrava. Como también se conoce que si se implementan soluciones equivocadas, los problemas se agravarán al punto que cuando llegue el momento de encarar las soluciones definitivas, éstas serán mucho más costosas.

13. En la ciencia urbanística, se conoce igualmente que toda intervención puntual y radical en el sistema (como lo son los viaductos y autopistas), son intervenciones monumentales, vistosas, costosas (“chiches tecnológicos” para la vanidad de algunos funcionarios) y con un radio de afectación de kilómetros o cuadras a la redonda. Y que si no contemplados estos efectos, obligarán a agregados, reparaciones. Es decir: “cirugías mayores” y mucho más onerosas, a corto plazo.

14. Por lo anterior, todo gobierno urbano debe abocarse en primer lugar, a reparar lo mucho de mal que se ha hecho (practicar lo que en todo el mundo se conoce como “suturas urbanas”); corregir errores y mejorar la infraestructura existente.

Después vendrán otros procesos como la educación vial en todos los niveles, la organización y protocolos de trabajo eficientes y sostenibles. Para que finalmente aparezcan los planes, posibles y a la escala de las necesidades urbanas y del presupuesto municipal.

EL MOPC inicia sus intervenciones desde este último punto.

4 – Sobre las limitaciones jurídicas y legales de las obras del MOPC.

1. Las intervenciones del MOPC en Asunción violan claramente la autonomía municipal establecida constitucionalmente, porque es el gobierno de la ciudad quien tiene las potestades y prerrogativas para planear y construir las intervenciones necesarias para la vida de sus ciudadanos. Y ningún acuerdo puede modificar el status legal que fija la Carta Magna.

Si esto fuera posible, se hubieran evitado los desórdenes que un par de años produjeron muerte y desconcierto en la ciudadanía en el intento de modificar la CN que hiciera posible la participación de uno de los candidatos en las siguientes elecciones.

2. Y si para la intervención del MOPC en en la trama urbana de Asunción hubo acuerdos para modificar o transgredir los procedimientos normados constitucionalmente, deben conocerse los nombres de quiénes lo propiciaron. Porque cualquier acuerdo de este nivel, tendría que haber tenido la aprobación de la Junta Municipal, corresponsable con el Intendente de la “anormalidad”.

3. Debería analizarse por ende, los argumentos legales y jurídicos que propiciaron todas las intervenciones anteriores del MOPC en la Capital. Pues no le corresponde hacerlo; y si en Asunción fue posible, la Autonomía Municipal y de los Gobiernos Locales se ha puesto en grave entredicho.

4. Y teniendo en cuenta que la mayoría de los municipios del interior se encuentran operativa y políticamente en condiciones aún más desfavorables que la Capital, el ejemplo que le muestra el Gobierno de Asunción, deja a los gobiernos locales del interior, absolutamente inermes frente a la irrupción de la voluntad del poderoso Estado Central. Tanto como de sus Secretarías de Estado o peor, de la “generosidad” de las Binacionales.

5. Debe aclararse que con este formato de intervención, el MOPC, ha encarado otras obras en el territorio de Asunción con iniciativas que son clara y legalmente prerrogativas del gobierno de la Capital. Entre ellas: la Costanera Norte y la ampliación de su recorrido hasta el JBZA; la avenida Ñu Guasu, los viaductos en la línea Madame Lynch e intercepciones (Aviadores del Chaco, Santa Teresa). Y ya fuera de este territorio, los que se encuentran en la vía de acceso Limpio/Asunción.

4. Demás está reiterar que el viejo anhelo de la Descentralización del Estado y el énfasis de la Autonomía de los Gobiernos Locales, sufre con los motivos expuestos, una grave distorsión y un duro traspiés.

5 – Preguntas claves sobre las demás obras encaradas por el MOPC en Asunción

(y que nadie del Gobierno quiere responder)

Costanera Norte.

¿Porqué se siguen ignorando los demás componentes del original Proyecto de la Franja Costera de la Municipalidad (de anteriores administraciones) en beneficio exclusivo del componente vial?

En otras palabras:

¿Para cuándo el saneamiento de las costas y de los cursos de agua de los arroyos tributarios (Itay, Mburikao, Arroyo Ferreira, Ykua Satï, entre otros)?

¿Para cuándo un Programa Habitacional -serio, sostenible y digno- para la re ubicación de los bañadenses afectados por las obras?

¿Cuándo se integrará la Costanera a la trama urbana del casco histórico?

¿Cuándo tendrán los peatones un sendero directo o un puente de acceso desde las calles del centro, hasta los espacios de la Costanera?

¿Quién decide la distribución de los espacios en los terrenos “ganados al río”?

¿Quién aprueba los usos y los planos de los mamotretos que se están construyendo (o fueron construidos) en la vera sur de la vía?

¿Será la Costanera un espacio verde para el paseo? … o un nuevo espacio de estacionamiento para vehículos?

Costanera Sur.

Debe observarse que cuando empezamos a mal utilizar las obras recientemente inauguradas como la Costanera Norte y su ampliación hacia el JBZA, ya se están adjudicando las obras para la Costanera Sur.

Entonces, de nuevo:

¿Se construirá ésta sobre el mismo modelo de vicios que prohijó la del Norte: sin controles urbanos, sin espacios verdes ni jardines, sin árboles, sin canillas para el riego, sin equipamientos urbanos (obras de arte, bancos, juegos para niños), sin señalizaciones didácticas, sin poder hacer uso de la costa o acceder al agua (es la razón por la que la vía recibe dicho nombre).

¿Flotará la basura de Cateura en la Costanera Sur como los coliformes fecales flotan en el río que bordea la del Norte?

¿Se han tenido en cuenta los alcances y utilidad de la Costanera Sur? … Debido a que la misma es una vertiente urbana de menor densidad de tráfico? … y mucho mayores complicaciones ambientales?

¿Se tuvo en cuenta que la zona a ser afectada por la Costanera Sur es aún más vulnerable que la del Norte, por ser hábitat de una importante fauna anfibia?

Si esta vía va a constituirse en un simple paseo costanero (por lo que su construcción NO SERÍA PRIORITARIA) …. o se pretende mejorar con esta vía los medios de acceso vehicular a la ciudad? Porque en este caso, debería conocerse:

¿CUÁL será la vía de acceso (o cual de las rutas nacionales), que desembocaría en la “Costanera Sur”?

¿Cómo se conectaría esta vía con la trama urbana de la ciudad? ¿o será una nueva y costosa avenida que “nos trae de alguna parte para depositarnos en algún lado?

Y … con motivo de la Defensa de la Integridad del JBZA, preguntamos también:

Si al Estado Nacional le preocupa el “caos” de Asunción …¿porqué lo agrava?

¿Porque DECIDE construir -por ejemplo- un complejo de edificios para oficinas públicas en un espacio urbano NOTORIAMENTE carente de accesos o equipamientos? … y que consolidará el agravamiento funcional, ambiental y vial de la ciudad?

¿Porqué el Gobierno Nacional no colabora con los asuncenos liberando zonas ilegalmente ocupadas por instituciones públicas, policiales y militares?

¿Porqué no crea un sistema de transporte (por ejemplo) para sus cerca de 300.000 funcionarios que ingresan a la capital TODOS LOS DÍAS? … como para evitar a los mismos el uso de vehículos particulares que provocan un grave daño funcional al sistema urbano y al medio ambiente en general?

¿Porqué el Gobierno Central se SUSTRAE del cumplimiento de las normas municipales?

…Y reclamamos:

* La devolución de los terrenos del JBZA usurpados por las instituciones públicas desde los tiempos de la Dictadura.

* Que la Ley Orgánica Municipal sea modificada para que “la capital original y secular de toda la región” y sede del Estado Nacional Paraguayo, cuente con la categoría y recursos suficientes para resolver sus problemas desde donde ellos se originan; como de hecho indican todos los manuales de Gobernanza local.

* Que se geste un acuerdo entre el Estado Nacional y todas sus dependencias (incluidas Policía Nacional y Fuerzas Armadas) con el Gobierno de Asunción, para la rápida y conjunta solución de los problemas más acuciantes de la Capital y sus ciudadanos: tránsito, vialidad, seguridad, limpieza (recolección y tratamiento de la basura con implementos mecanizados, modernos e infinitamente más eficientes.

* Que dicho acuerdo apele al recurso de consultar distintos modelos de movilidad urbana, mientras se tramiten la incorporación de medios masivos de transporte y limitaciones al uso de los vehículos particulares; calles de uso mixto, de uso exclusivo para el transporte público; vías para bicicletas y motocicletas, entre otras varias medidas urgentemente necesarias.

Finalmente

Revisar la utilidad y prioridad otorgadas a las demás obras anunciadas por el MOPC. Porque …¡NO SÓLO QUEREMOS SALVAR AL JARDÍN BOTÁNICO! … sino SALVAR A ASUNCIÓN DEL CAOS FUTURO Y YA PREVISIBLE!!

Jorge Rubiani

Setiembre 24, 2019″.